Actualizado
lunes, 19 noviembre 2018
12:56
h
URGENTE

Las calles del centro estrenan una mejor red de saneamiento

Linaqua sustituye las tuberías más antiguas por otras de un diámetro más grande

Calles “empantanadas” por las obras. Linaqua trabaja desde hace unos días en una serie de intervenciones en las principales vías de Linares. ¿La razón? La reparación de rejilllas en la calzada y trabajos que tienen que ver con la adecuación y el mantenimiento de las tuberías subterráneas. Las obras comenzaron por la Plaza de San Francisco y la calle Sagunto, y continuarán hasta su intersección con la vía Alfonso X El Sabio, en los edificios de Peritos.

El tramo de Menéndez Pelayo se concluyó con éxito, por lo que ya se habilitó el acceso al tráfico rodado. Las obras que llegan desde este mismo punto hasta Santa Engracia aún están por terminar. Al final, se prevé que la totalidad de las obras estén listas para finales de julio, cuando se procederá al asfaltado, entre otras, de la calle Sagunto. La sustitución de tuberías por otras de mayor diámetro, sobre todo en las zonas en las que son más antiguas, es el motivo de las intervenciones.

Argüelles y Cervantes correrán la misma suerte en septiembre, fecha en la que se prevé comenzar las obras en la zona que vertebran estas dos calles. Otro de los sitios que se sometieron al arreglo de rejillas fue la Corredera de San Marcos, una de las calles más céntricas de la ciudad. El principal problema era el ruido excesivo que provocaban cuando los coches discurrían por el firme. Ahora, con la nueva estructura de metal, la situación está solventada.

Las tres rejillas se repararon en días alternos para evitar que la vía estuviera cortada al tráfico de forma continuada. Hasta hace poco, la zona permaneció cortada desde la calle Julio Burell hasta las inmediaciones de las Ocho Puertas, ya que hicieron falta unas horas para el secado del hormigón. Ahora, los vehículos ya pueden acceder a la Corredera de San Marcos sin ningún problema. No obstante, Linaqua acometerá una serie de tareas periódicas de mantenimiento, ya que las rejillas se instalaron una vez finalizaron los trabajos de arreglo de la calle, por lo que es necesario para impedir su deterioro con el paso del tiempo.

El Ayuntamiento, a causa de las obras, reordenó el tráfico de la mejor manera posible para evitar cualquier tipo de contrariedad. La Plaza de San Francisco estuvo, hasta hace unos días, completamente cortada, al igual que lo estuvo la Corredera de San Marcos. Actualmente, se puede transitar tanto por la Plaza de San Francisco como por la calle Sagunto. Eso sí, solo hasta su intersección con Menéndez Pelayo, ya que las obras siguen por la parte alta de Sagunto y llegarán hasta Alfonso X El Sabio. Por este motivo, al llegar a la calle Menéndez Pelayo, los coches se ven obligados a girar a la izquierda, no pudiendo discurrir por Sagunto, donde se concentran actualmente la intervención de mantenimiento que ejecuta Linaqua. Las obras van a sufrir un parón en agosto, ya que, tal y como está en los planes de la empresa, los arreglos de estas calles finalizarán antes de acabar julio, y los de Argüelles y Cervantes van a comenzar en septiembre. De este modo, Linaqua pone a punto la red de saneamiento de la ciudad y las rejillas del firme, sustituyendo, en este sentido, las tuberías más viejas por otras con un mayor diámetro.