Actualizado
lunes, 19 noviembre 2018
20:11
h
URGENTE

La conciencia sobre el medio ambiente cabe en una imagen

Facua Jaén presenta la sexta edición de su concurso de fotografía en la ciudad
  • JUNTOS. El diputado Bartolomé Cruz, el concejal Rafael Sampedro y la presidenta de Facua Jaén, Carmen Estudillo.
    JUNTOS. El diputado Bartolomé Cruz, el concejal Rafael Sampedro y la presidenta de Facua Jaén, Carmen Estudillo.

Crear conciencia sobre el medio ambiente y visibilizar los problemas que ocasiona la ausencia de un consumo responsable. Este es el principal fin de la sexta edición del concurso de fotografía que convoca cada año el colectivo en defensa de los consumidores, Facua Jaén, junto a la colaboración de la Administración provincial y el área municipal de Consumo. La responsable de la asociación en Jaén, Carmen Estudillo, espera contar con una “gran participación por parte de los jóvenes”. “Los dípticos y toda la información se han distribuido por todos sitios con la ayuda de la Federación de Asociaciones de Madres y Padres (Fampa) Los Olivos”, subraya acerca de un certamen que, en su pasada edición, contó con 120 participantes procedentes de 20 municipios de la provincia.

Los premios que ponen a disposición de los ganadores son un portátil, una tableta digital y un teléfono móvil. Además, para el colegio que presente más fotografías hay preparado un cheque con 400€ que debe destinarse a material escolar.

Por su parte, el diputado Bartolomé Cruz puso en valor el matiz de un concurso que no persigue otra cosa que sensibilizar a los jóvenes sobre el cambio climático y su cuidado a través del consumo responsable. Algo en lo que también hizo hincapié el concejal responsable de Consumo, Rafael Sampedro, al mismo tiempo que puso de manifiesto el “impacto” de la fotografía, algo que, sin duda, servirá para esta labor de sensibilización. “Hay mucha gente joven que ha convertido la fotografía en un pasatiempo que puede terminar en trabajo”, señaló el edil socialista sobre un colectivo, el de la juventud, para el que va dirigido este concurso.

Raquel Robles, de Bailén, se “llevó el gato al agua” durante la pasada edición, pues consiguió el primer premio del certamen con su obra “Mis lágrimas contaminadas”. Esta vez, desde la organización, esperan superar los 120 participantes que registraron en 2017. Como recordatorio, Estudillo insiste en que la temática debe girar en torno al consumo y el medio ambiente, reflejar los beneficios que aporta, ya sea en cuanto al reciclaje, los alimentos, materias primas, paisajes, gentes y, en definitiva, biodiversidad. Si miran la otra cara de la moneda, los participantes podrán mostrar las amenazas y peligros que el medio ambiente soporta con un consumo irresponsable, véase incendios, consumo irracional de los recursos o la contaminación. Desde la organización informan de que las obras deben ser inéditas y originales, así como no haber resultado premiadas con anterioridad en otro concurso o que, simultáneamente, participen en un certamen que no sea el convocado por Facua. Las fotografías deben enviarse, exclusivamente, como archivo adjunto mediante correo electrónico a la dirección que habilitan para ello y en las condiciones que reflejan en la página web y en los dípticos.