Actualizado
martes, 20 noviembre 2018
20:28
h
URGENTE

La ciudad grita “basta” ante el maltrato hacia las mujeres

La linarense víctima de violencia de género sigue estable pero grave
  • UNIÓN. Más de 3.000 personas se concentran en las inmediaciones de la Plaza del Ayuntamiento para apoyar a Fani, linarense víctima de violencia de género.
    UNIÓN. Más de 3.000 personas se concentran en las inmediaciones de la Plaza del Ayuntamiento para apoyar a Fani, linarense víctima de violencia de género.

Miles de voces en contra de la violencia machista. Ese fue el grito de toda una ciudadanía que salió a la calle para decir “basta” ante la tesitura. ¿La razón? El último caso que se registró en la provincia, por el que una mujer de Linares acabó ingresada en la UCI del Complejo Hospitalario de Jaén tras sufrir la agresión de su marido.

El feminismo puso cara, carne, cuerpo y voz a Fani, que ocupó gran parte del lema de la concentración. “Todos con Fani”. Bajo el amparo de este mensaje se congregaron cientos de personas en las inmediaciones de la Plaza del Ayuntamiento para hacer visible su repulsa ante este tipo de violencia y que, en esta ocasión, ha acabado con el ingreso hospitalario de la víctima. El estado de la mujer no mejora, aunque es estable dentro de la gravedad, tal y como apuntan fuentes sanitarias a este periódico.

LOS HECHOS. El pasado domingo, una mujer alertó a la policía de una pelea en el domicilio de al lado. Los agentes llegaron rápidamente al lugar de los hechos, detuvieron al marido y trasladaron a la mujer al centro hospitalario. El diagnóstico del facultativo que la asistió fue el de un cuadro de ansiedad, causa de la fuerte discusión, por lo que la envió a casa. Más tarde, la víctima sufrió un desmayo mientras daba un paseo con su madre, quien llamó de nuevo a los servicios sanitarios. Tras otra visita al hospital, la mujer fue enviada de nuevo a su casa con el mismo diagnóstico, un cuadro de ansiedad. Por otra parte, la víctima declaró ante la jueza que sufrió un zarandeo por parte de su marido, por lo que la responsable liberó al marido. El lunes, la situación de la mujer se agravó. La madre, viendo que su hija no reaccionaba, llamó de nuevo a los servicios sanitarios, que tras darle atención en el Hospital San Agustín, la trasladaron a Jaén. Allí, el diagnóstico cambió de un cuadro de ansiedad inicial, tal y como le dijeron en Linares, a un trombo en la cabeza. Ante este gran cambio clínico, la jueza que había dejado en libertad al marido ordenó su detención, que se produjo, al final, el martes. Fuentes sanitarios dicen que la víctima continúa en estado grave, pero que está estable dentro de lo malo. Así, continúa en la UCI del Complejo Hospitalario de Jaén a la espera de evolución favorable.

A este respecto, la delegada del Gobierno en la provincia, Ana Cobo, se “solidarizó” con la mujer. “Ha sido víctima de una agresión, de malos tratos”, puntualizó Cobo, al mismo tiempo que hizo hincapié en por qué la primera evaluación de los médicos fue la de un cuadro de ansiedad. “Ella no contó que había sido víctima de una agresión, por eso se pensó que era ansiedad”, afirmó. No obstante, la delegada entiende la complejidad de la situación, por lo que no juzga el hecho de que la mujer no contara lo que sucedía en realidad. “Ella solo dijo que había discutido con su marido y que se produjo un zarandeo”, subrayó Cobo, a la vez que explicó: “Aún así, se activó el protocolo en estos casos”- De este modo, el marido pasó la noche en el calabozo. Además, desde la Junta de Andalucía se ha puesto, a disposición de la familia, asistencia psicológica. “La víctima está en estado semicomatoso, como dicen los expertos”, aseguró Cobo, que espera una mejora en su estado.

Mientras tanto, sus vecinas de Linares gritaron por ella, pusieron voz a su problema y clamaron por una lacra social, la de la violencia en contra de la mujer, que tiene que acabar cuanto antes para evitar más casos como el de la “querida” Fani.

El Parlamento aprueba el proyecto de reforma de la ley de violencia machista

El Parlamento de Andalucía aprobó el proyecto de reforma de la Ley de Medidas de Prevención y Protección Integral contra la Violencia de Género. El nuevo marco amplía el concepto de víctima e incluye la tipificación de las diferentes formar de agresiones contra las mujeres. Asimismo, con la reforma se consideran víctimas de violencia de género a otros colectivos como personas mayores, con discapacidad o dependientes que estén sujetas a tutela, guardia o custodia de la mujer víctima y que convivan en el entorno violento. Hasta el momento, esta ley, vigente desde 2007, solo incluía a los menores entre el catálogo de víctimas. Un espectro que se amplía con la nueva reforma aprobada en el Parlamento de Andalucía. Por otro lado, y siguiendo las recomendaciones del Convenio de Estambul, el proyecto de reforma especifica los distintos actos de agresión y maltrato atendiendo a su “modus operandi” y al perjuicio causado, más allá de la actual referencia genérica a las formas de violencia. De este modo, se consideran actos de violencia de género los que se producen en el ámbito de la pareja o expareja, así como los feminicidios, el acoso sexual, por razones de género, la trata de mujeres y otros.