Actualizado
sábado, 22 septiembre 2018
19:52
h
URGENTE

“Jaque” a la plaga de insectos que afectan a pinos y palmeras

Tratamientos experimentales contra el picudo rojo y la oruga procesionaria
  • INTERVENCIÓN. Colocación de una bolsa inyectable contra las plagas en el pino centenario de los jardines de Santa Margarita.
    INTERVENCIÓN. Colocación de una bolsa inyectable contra las plagas en el pino centenario de los jardines de Santa Margarita.

El departamento de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Linares inició un nuevo tratamiento contra las plagas que afectan a determinadas especies vegetales de las principales zonas verdes de la ciudad. Fundamentalmente, son las palmeras y los pinos los árboles que se ven mermados por insectos como el picudo rojo y la oruga procesionaria. Es por ello que estas plantas se someterán a tareas de control y protección mediante un sistema que, hasta ahora, no había sido empleado por los operarios locales del área.

La innovación introducida por el Ayuntamiento, a través de la empresa Fertinyect, se basa en el método de la inyección de productos fitosanitarios en el propio tronco del árbol, de tal manera que el líquido que acabará con los insectos pase a la savia y se distribuya por todo el conjunto. De esa forma, según indicó el concejal de Medio Ambiente, Joaquín Gómez Mena, se ahorrarán costes y, lo que es más importante, se cuidará tanto el entorno vegetal como la salud de las personas.

“Este método de la inyección, que surge a raíz de unas investigaciones de la Universidad de Córdoba, es una experiencia nueva para ganar en calidad medioambiental y en ahorro económico porque solo habría que hacer tres intervenciones al año. El cambio se da en que en vez de tener que fumigar sobre los árboles, directamente se inyecta, con el considerable ahorro en líquido y agua”, destacó el edil linarense.

El sistema comercializado y distribuido por Fertinyect ya funciona, desde hace años, en otras ciudades españolas y comenzó a implantarse, desde la jornada de ayer, en Linares. Concretamente, los primeros tratamientos se efectuaron en las palmeras de la Plaza de Colón y los jardines de Santa Margarita, así como en los pinos del barrio de Arrayanes. “Estos protocolos vienen de mucho trabajo para establecer una evolución constante en la forma de tratar árboles instalados en el entorno urbano, con el fin de cuidar la salud vegetal, pero yendo de la mano de la salud, bienestar de los ciudadanos y el cuidado del medio ambiente”, señaló Juan Barbado, de la empresa Fertinyect.

Los dispositivos de aplicación son una especie de bolsas inyectables en el tronco para que el producto fitosanitario empleado se transmita directamente al sistema vascular del árbol. En el caso de la oruga procesionaria, solo se realizará una aplicación en esta época para cubrir toda la campaña, mientras que para el picudo rojo se reducirán las aplicaciones de diez anuales a tres.

De los 20.500 árboles que hay en la ciudad, el diez por ciento está afectado por plagas de insectos o son susceptibles de estarlo, de ahí las diversas intervenciones ejecutadas por los operarios de Parques y Jardines para velar por la protección de las especies vegetales. El edil Gómez Mena cifró en 1.246 las palmeras plantadas en las zonas verdes del casco urbano, de las que 126 tienen la plaga del picudo rojo. De ellas, 64 tuvieron que ser desmochadas mientras que 32 no pudieron ser recuperadas. En cuanto a pinos, Linares posee un total de 869, muchos de los cuales están en Arrayanes y La Paz.

trabajos prioritarios en colegios

Desde hace años, operarios del departamento de Parques y Jardines realizan, de forma periódica, tareas de conservación de especies vegetales en colegios de la ciudad. Y es que son numerosos los centros educativos linarenses que cuentan con pinos en sus respectivos recintos. De ellos, son muchos los que se ven afectados por las orugas, que son causantes de urticaria.

El Ayuntamiento decreta la ampliación del horario de cierre de los establecimientos para la Navidad

Ante la proximidad de las fiestas navideñas, la Concejalía de Ordenación Territorial del Ayuntamiento decretó la ampliación del horario de atención al público en los establecimientos de la ciudad. Así, los locales linarenses podrán cerrar sus puertas dos horas más tarde con respecto al horario habitual. Esta concesión estará operativa, únicamente, en la madrugada del 24 al 25 de diciembre, en la del día 31 al 1 de enero y en la del 5 al 6 de enero. La referida ampliación se refiere, de forma exclusiva, a la actividad realizada en el interior de los establecimientos, por lo que las terrazas y los veladores quedan excluidos y mantendrán el horario habitual establecido en las respectivas autorizaciones y licencias.

“Esto es algo habitual ya durante los últimos años y no suele haber problemas con las concesiones de los permisos”, apuntó el concejal de Ordenación Territorial, Joaquín Gómez Mena, quien señaló que su departamento ha recibido, hasta la fecha, la solicitud de tres establecimientos para la celebración de fiestas especiales de cotillón para la Nochevieja.

“De momento, tenemos la solicitud del Hotel Aníbal, el Mesón Campero y Las Caballerizas. Aún están en fase de inspección, entrega de la documentación, informes y permisos necesarios, como el de ruidos o los de cuestiones de seguridad y protección de incendios. Igual que otros años, hay locales que ya están autorizados para la celebración de fiestas y no precisan permisos especiales, como La Tortuga Azul, Benidorm, Salones Orzáez o Eva María”, dijo Gómez.

Las solicitudes presentadas entraron hace algo más de un mes en el departamento municipal para el inicio de su correspondiente tramitación. Las fiestas navideñas requieren de una vigilancia especial por cuestiones de seguridad y salubridad de los locales que ofertan espectáculos masivos.