Actualizado
martes, 28 marzo 2017
18:31
h
URGENTE

Intervenidas 1.500 plantas
de marihuana en Arrayanes

Agentes policiales participantes en la operación resultan agredidos

Nueva operación policial antidroga que tiene su epicentro en la populosa barriada linarense de Arrayanes. En esta ocasión, la intervención ejecutada por los agentes tuvo como resultado la localización y posterior desmantelación de tres invernaderos de marihuana que se encontraban escondidos en el interior de sendas viviendas de la zona. En ellos, la Policía Nacional se incautó de unas 1.500 plantas de “maría”, sesenta gramos de cocaína, filtros de extracción de aire, un sistema de riego, máquinas de aire acondicionado, así como ventiladores, lámparas y productos de cultivo y crecimiento. Las referidas plantaciones eran alimentadas por diferentes y complejas instalaciones eléctricas que mermaban el fluido eléctrico al vecindario.

La investigación se inició hace varias semanas, con base en las informaciones recibidas en la dirección de correo electrónico antidroga@policia.es, acerca de la existencia de una posible plantación de marihuana de gran tamaño que se encontraba en un domicilio de la zona linarense de Arrayanes. Ante tal información, la Policía Nacional estableció el correspondiente dispositivo especial de vigilancia y prevención, ya que la barriada es conocida por producirse en ella episodios de tráfico de estupefacientes de pequeña escala. Fruto de esa vigilancia e investigación se constató que eran tres las viviendas donde, supuestamente, se desarrollaba el crecimiento controlado de las plantas prohibidas. Los inmuebles tenían sus ventanas tapiadas y llamban la atención diversos cables de fluido eléctrico que se introducían en los domicilios, así como el fuerte ruido producido por todos los aparatos que se encontraban a pleno rendimiento.

Según una nota de la Policía, los agentes que entraron en los inmuebles se encontraron con puertas blindadas que tuvieron que ser violentadas para proceder al acceso. En el interior, los investigadores se toparon con el millar y medio de plantas de marihuana madurada para recolectar, además de todo el sistema de alimentación descrito. El proceso de desmantelación fue lento y laborioso, teniéndose que realizar varios traslados de las plantas incautadas hasta la Comisaría de Linares. Al mismo tiempo, técnicos de la empresa suministradora de la luz eléctrica procedieron a la desconexión de los invernaderos ilegales.

La tarea policial se complicó aún más cuando, al caer la noche, varias personas que se encontraban en el lugar de los hechos adoptaron una actitud violenta y agresiva, llegando a agredir a los agentes y sus vehículos con piedras, objetos contundentes y armas de aire comprimido. Además, un grupo de individuos encapuchados y armados con bates de béisbol y objetos contundentes provocó lesiones leves a los policías.

La actividad delictiva sobre droga no cesa en la ciudad

Este último “golpe” policial efectuado en Arrayanes se suma a la larga lista de episodios delictivos ocurridos en Linares vinculados al tráfico de sustancias estupefacientes. Anteriormente a esta operación, agentes de la Policía Nacional desmantelaron un punto negro de venta de droga en la zona de “El Cerro”. Fue a finales del pasado mes de noviembre cuando los investigadores detuvieron a cuatro personas, todas del mismo clan, jóvenes y sin antecedentes, que fueron enviadas a prisión. Uno de los domicilios registrados entonces era utilizado para consumo de sustancias estupefacientes por parte de los toxicómanos que acudían, diariamente, a abastecerse de las diferentes sustancias ilegalmente dispensadas. Al igual que en la investigación de Arrayanes, la Policía recibió informaciones anónimas sobre la existencia de un punto de venta de drogas, especialmente de cocaína en base y en polvo y heroína.