Actualizado
martes, 21 mayo 2019
11:12
h
URGENTE

Gran tristeza estudiantil

La lluvia impidió que la cofradía recorriera las calles de la ciudad
Ver comentarios
|
18/04/2019

La Cofradía de las Siete Palabras, el Santísimo Cristo de la Buena Muerte, Nuestra Señora de la Consolación y Santa María Magdalena tenía prevista su salida este Miércoles Santo a las siete y media de la tarde. La mañana comenzó nublada y el viento generaba dudas entre el colectivo conocido como “Los Estudiantes”. Las previsiones meteorológicas no eran buenas y empezaron a caer algunas gotas de lluvia. Es por eso que la hermandad decidió, desde su Junta, no realizar la salida procesional conforme estaba prevista.

La tristeza se apoderó de todos los colectivos de la hermandad, costaleros y costaleras dejaban caer sus lágrimas al ver a los titulares, a los que no podrían llevar a las calles linarenses. La banda de cabecera sí pudo realizar el pasacalles en su totalidad, con salida desde el colegio salesiano San Agustín, aproximadamente a las seis de la tarde. Una vez llegaron a la Parroquia de San José Obrero, la tristeza también se apoderó de ellos al conocer la decisión tomada por la hermandad.

Para hacer homenaje a los titulares, situados en sus pasos correspondientes en las dependencias de la iglesia, se realizó dentro el acto estudiantil, que tiene por costumbre llevarse a cabo tras la salida del cortejo. Allí, un docente hace una lectura y entrega floral al Señor. Un acto muy íntimo y característico de la hermandad que tiene especial vinculación con el colegio salesiano de la ciudad. Las mantillas, costaleros y costaleras pasaban a ver a sus imágenes para desear que el próximo año las condiciones sí fueran beneficiosas para el Miércoles Santo.

La banda de cabecera también rindió especial homenaje a sus titulares, ya que realizaron un pequeño pasacalles desde la puerta de la parroquia hasta la parte trasera, lugar donde se encuentran el Señor y la Virgen, y desde donde se produce la salida. Ya cerca de sus imágenes, interpretaron dos marchas y le hicieron también una entrega floral.

Este año la cofradía celebra el 75 aniversario de su fundación, una fecha muy especial que esperan poder celebrar durante todo el año. También se realizó la renovación de todas las túnicas, que ellos mismos confeccionaron durante muchas horas en su Casa de Hermandad. Las imágenes son relativamente nuevas, ya que la Virgen fue tallada por Luis Álvarez Duarte en 2011 y el Señor es obra de Mario Castellano Marchal fue realizado en 2008. Finalmente, la lluvia no tuvo gran presencia en la tarde noche, algo que generó un enfado considerable, tanto para los devotos como para los miembros del cortejo y todos los colectivos: nazarenos, bandas musicales, costaleros y mantillas.