Actualizado
miércoles, 26 septiembre 2018
12:20
h
URGENTE

El dueño de la piscina se niega a retirar la “publicidad sexista”

El asunto está en manos del Gobierno autonómico y la Administración central
  • A LO GRANDE. El folleto tachado de “sexista” luce en la fachada del complejo de ocio en forma de cartel.
    A LO GRANDE. El folleto tachado de “sexista” luce en la fachada del complejo de ocio en forma de cartel.

De ninguna manera”. Esta es la respuesta de Luis Villén, propietario de la piscina señalada por distribuir “publicidad sexista”, ante el requerimiento del Ayuntamiento que le insta a retirar dicha promoción. Un documento, por otro lado, que asegura no haber recibido. “No me han mandado ningún comunicado”, señala el responsable del complejo de ocio al mismo tiempo que, con vehemencia, afirma: “La publicidad no se va a retirar de ninguna manera, pues no es sexista ni está hecha con mala intención”. “No la quitaré hasta que me obligue un juez”, asegura.

Por su parte, la concejal de Igualdad, Carmen Domínguez, insiste en que el secretario del Ayuntamiento, Luis Gómez Merlo, le comunicó que agentes de la Policía local le entregaron el escrito en mano al propietario de la piscina. “Lo importante es que el acuerdo unánime de los grupos políticos con representación municipal está sobre la mesa”, incide una edil socialista que, en esta misma línea, apostilla que en la última Junta de Gobierno, celebrada ayer, se volvió a hablar de un tema sobre el que se ha dado traslado a diferentes organismos con competencias para que tomen parte.

“El asunto se ha puesto en manos de los técnicos del Área de Urbanismo para que analicen si se puede tomar alguna medida “, asegura Domínguez a la vez que hace hincapié en que también están al tanto del asunto el Instituto Andaluz de la Mujer, el Observatorio de la Publicidad No Sexista y, a nivel nacional, el Instituto de la Mujer, dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. “La Delegación del Gobierno en Jaén tiene competencias en actividades relacionadas con espectáculos, por lo que también se le ha remitido el escrito para que lo estudie”, añade.

A este respecto, Domínguez considera que lo importante es que hay acuerdo. “Todos los pasos que se puedan dar desde el Ayuntamiento se van a dar”, asegura la concejal de Igualdad. A esta dicotomía se suma Facua, que recibió las quejas por parte de “Acción Feminista” y que ya ha trasladado la denuncia ante el Servicio de Consumo del Gobierno autonómico, así como, al igual que hizo la Administración local, ante el Instituto Andaluz de la Mujer. En el escrito la organización en defensa de los consumidores pone de relieve “prácticas publicitarias ilícitas en las que se utiliza a la mujer como reclamo sexual”. Por este motivo, y porque “estipulan precios más reducidos para las mujeres que para los hombres”, también se presentó el caso ante la Agencia de Defensa de la Competencia de Andalucía.

POR LEY. Facua se ampara en el reglamento para formular esta acusación, pues, según se recoge en la Ley 34/1998 de 11 de noviembre, se considera “ilícita” toda aquella publicidad que “atente contra la dignidad de la persona o vulnere sus valores y derechos reconocidos en la Constitución Española”. En esta línea, la legislación vigente incluye todos aquellos anuncios que presenten a las mujeres “de forma vejatoria o discriminatoria, bien utilizando particular o directamente su cuerpo o partes del mismo como mero objeto desvinculado del producto que se pretende promocionar, o asocie su imagen a comportamientos estereotipados”.

El tema está en manos de las administraciones. La polémica está servida en Linares y parece que ninguna de las dos partes está dispuesta a dar su brazo a torcer.

“El anuncio no está hecho con mala intención ni discrimina a la mujer”

Luis Villén, propietario de la piscina sujeta a la polémica por la “publicidad sexista”, asegura que no retirará el anuncio hasta que lo obligue un juez. A este respecto, Villén apunta que el folleto publicitario “no se ha hecho con mala intención” ni con la idea de discriminar al género femenino. Este es el motivo por el que el propietario del complejo de ocio rehusa la petición del Ayuntamiento que lo invita a retirar un reclamo que, según la responsable de Igualdad, Carmen Domínguez, “ es discriminatorio para las mujeres y no beneficia a su negocio”. Ante la negativa por respuesta, a la Administración local no le queda otra que poner el asunto en conocimiento de los organismos con competencias, véase la propia Junta de Andalucía e incluso el Gobierno de España a través del Instituto de la Mujer, dependiente del Ministerio de Sanidad, Políticas Sociales e Igualdad.

El responsable de la piscina considera que el apoyo de la gran parte de la ciudadanía es suyo. “Los linarenses saben lo que hay detrás de un negocio que lleva más de 40 años de trayectoria en la ciudad”, apunta al mismo tiempo que no espera una caída de la demanda de cara al verano, sino más bien todo lo contrario. “La publicidad que tengo en los medios de comunicación a lo mejor es positiva para el negocio”, señala Villén acerca de una tesitura cuya solución no pasa por la retirada del cartel, ya que subraya: “No se ha hecho con mala intención ni pretende discriminar a la mujer, y mucho menos ‘venderla’ como reclamo sexual para los hombres”. Se trata de una polémica que está lejos de acabar para las partes implicadas.