Actualizado
miércoles, 14 noviembre 2018
11:33
h
URGENTE

El “despilfarro” socialista en las arcas municipales sale a la luz

El Partido Popular anuncia su voto en contra a los presupuestos del Ayuntamiento
  • AYUNTAMIENTO. Edificio de la Casa Consistorial, que actualmente se encuentra en obras.
    AYUNTAMIENTO. Edificio de la Casa Consistorial, que actualmente se encuentra en obras.

Despilfarro y descontrol” en el gasto público. Así calificó Ángela Hidalgo, concejal del Partido Popular, el resultado para las arcas municipales de la labor de Luis Moya, exconcejal de Hacienda y “sempiterno alcalde en funciones”, al frente de las cuentas del Ayuntamiento. Eso sí, antes de que Juan Fernández, alcalde de la ciudad, decidiera retirarle sus funciones debido a “cuestiones relativas a la pérdida de confianza”, y a la crisis interna del Partido Socialista, un problema que la concejal Pilar Parra se cierra en denominar como “el caso Juan Fernández”.

En este sentido, el análisis realizado por los populares de la Cuenta General 2016 del Ayuntamiento arroja una clara conclusión para ellos. “Existe un total descontrol y despilfarro en la gestión del gasto público”, aseguró, al mismo tiempo que apuntaba con el dedo acusador a Luis Moya. Como está previsto, las cuentas se someten a consideración hoy, en el seno de una sesión plenaria extraordinaria. De este modo, el Partido Popular, con 6 concejales, anuncia su voto en contra debido a que los presupuestos no son más que el “fiel reflejo de la nefasta y pésima gestión de Moya en su labor como anterior concejal de Hacienda, y porque, además, contempla cifras maquilladas de unas cuentas que los socialistas venden sistemáticamente como cortinas de humo”. Hidalgo resumió en “siete poderosas razones” las que llevan a su partido a votar en contra de las cuentas.

Por un lado, califica de “ridícula” la ejecución del capítulo de inversiones. “Hay 2 millones de euros presupuestados en 2016 y se gastaron aproximadamente 900.000 euros, algo que nos parece vergonzoso para una ciudad que tanto lo necesita”, apuntó la edil popular, que también criticó el periodo medio de pago a proveedores. En este caso, puntualizó: “Se supera notablemente al quedar fijado en un promedio de 98 días, cuando el máximo legal se sitúa en 30”. “Las cuentas arrojan, además, un remanente de tesorería negativo en torno a los 3,6 millones de euros y una deuda viva que asciende a 25”, lamentó, a la vez que hizo hincapié en la quinta razón que lleva a los populares a echar atrás las cuentas socialistas. “La gestión de algunos servicios municipales dejan mucho que desear, destacando entre ellos la explotación del cementerio y la piscina cubierta, ya que, en ambos casos, las empresas concesionarias se sometieron a fiscalización y los distintos informes concluyen con objeciones o criterios desfavorables a la contabilidad de las mismas”, explicó Hidalgo, que entró en detalle, además, para hablar de la deuda que arrojan las cuentas del cementerio, que según informan desde Intervención, “oscilan los 200.000 euros”. “En cuanto a la empresa Linaqua y el déficit que presenta año tras año la piscina municipal, en torno a los 300.000 euros, no entendemos por qué todavía no se tomaron medidas ni soluciones, y podemos decir que desde 2013 hasta hoy el déficit alcanza caso 1,3 millones de euros”, dijo

Por todo esto, el Partido Popular intenta hoy “tumbar” la aprobación de los presupuestos del Partido Socialista en el pleno, por lo que todo hace prever un intenso debate.

Facturas impagadas y sentencias millonarias
idcon=13385156;order=11

Ángela Hidalgo, concejal del Partido Popular, hace referencia, además, a una serie de facturas sin pagar, así como a la existencia de sentencias condenatorias que obligan al Ayuntamiento a abonar cifras millonarias. “Lo más sorprendente y grave es que, coincidiendo con la destitución de Luis Moya como concejal de Hacienda, aparecen en los cajones facturas desconocidas e impagadas de luz, de 2015, por un importe superior a los 300.000 euros, así como facturas de telefonía móvil, de 2016, por valor de 90.000 euros”, afirmó Hidalgo, que a su última razón para votar en contra añadió la “retahíla de sentencias que obligan al Ayuntamiento a pagar más de 20 millones de euros aproximadamente”. “Esto no lo digo yo, ni el Partido Popular, lo dice la memoria de Intervención que acompaña a la Cuenta General 2016, en cuya página 14 se afirma que existe riesgo financiero notable como consecuencia de diversas sentencias condenatorias al pago de cantidades muy relevantes, unas por expropiaciones y otras por contratación de servicios, incluidos los de defensa jurídica”, concluyó la edil acerca de este “descontrol”.