Actualizado
domingo, 19 agosto 2018
00:04
h
URGENTE

El alcalde, responsable de la ausencia de 80.000 euros

El Partido Socialista expone las tres faltas graves de “los Juanes”
  • ALTO Y CLARO. Javier Perales e Isabel Ergueta, secretario e instructora de los expedientes; Macarena García, vicesecretaria de la Ejecutiva local; y Manuel Sáez.
    ALTO Y CLARO. Javier Perales e Isabel Ergueta, secretario e instructora de los expedientes; Macarena García, vicesecretaria de la Ejecutiva local; y Manuel Sáez.

Más de 80.000 euros de desajuste en las cuentas del Partido Socialista (PSOE) de Linares. Esto es lo que ha probado la resolución del expediente emitida por la Ejecutiva federal en la que, además, da el visto bueno a la expulsión de Juan Fernández, alcalde de Linares, como militante del partido.

Concretamente, según expone la propia Ejecutiva local en una nota, en la resolución emitida por Ferraz queda reflejado cómo, desde 2013, se detraían 1.700 euros mensuales de una cuenta del partido “sin que haya quedado justificado el destinatario ni la finalidad de dichos importes y sin ser reflejados en la contabilidad de la agrupación”. Asimismo, la Ejecutiva local puntualiza: “Los fondos de esa cuenta se tramitaban según las indicaciones de Juan Fernández”.

En el caso del otro expulsado, Juan Sánchez, en la resolución que emite Ferraz queda constatado que, desde 2015, firmaba mensualmente un recibo por un importe de 2.102 euros para su ingreso en la cuenta del partido, aunque, en realidad, la cantidad que se ingresaba de modo efectivo era de 1.502 euros, es decir, 600 menos. “A la vista de la existencia de intencionalidad, los perjuicios causados a los intereses del partido y la naturaleza de los hechos que se han probado, se considera proporcional y ajustada a derecho la propuesta de expulsar del Partido Socialista a Juan Fernández y Juan Sánchez”, informan desde la Ejecutiva local parafraseando la resolución del expediente de la Dirección federal.

Las irregularidades económicas que se han dado en el seno del partido en Linares no son los únicos motivos por lo que Ferraz decidió dar luz verde a la propuesta de expulsión, que salió desde la Ejecutiva local, donde se inició el expediente.

TRES PECADOS. Otra de las faltas graves que la Ejecutiva federal del Partido Socialista ve en Fernández son su actuación “al margen de los órganos de dirección”, así como su “indisciplina reiterada en relación con las decisiones de las instancias competentes del partido en base al supuesto A del artículo 89 de los estatutos federales”. Esto, sumado a que el alcalde “rebasó sobradamente los límites de la lealtad y de la responsabilidad para con el partido al menoscabar la imagen de los cargos públicos o de las instituciones socialistas”, le vale a Ferraz para fundamentar la expulsión del regidor del partido. ¿Por qué? La deslealtad y lo expuesto anteriormente está tipificado como falta muy grave en el artículo 89.f de los estatutos socialistas.

Esto queda probado en un expediente de más de 200 folios, donde, además, se refleja “la falta de probidad y de honradez de Juan Fernández en el desempeño de su cargo orgánico y con irregular administración de los fondos públicos del partido”. A todas estas acusaciones se enfrenta el alcalde, que asegura en declaraciones a este medio que continuará por la vía legal hasta el final y continúa en la línea de la “indisciplina” marcada por Ferraz en la resolución del expediente tildando de “traidores con Linares” a algunos de los mandatarios del partido, como Francisco Reyes, máximo responsable de la Administración provincial.

ALCALDE NO ADSCRITO. En consecuencia de la resolución del expediente, el Grupo Municipal socialista procedió a la expulsión de Juan Fernández, que pasa a la bancada de los no adscritos. Así lo determina el Código Ético del Partido Socialista, así como el artículo 70 de los estatutos federales. La expulsión del grupo no se queda ahí, sino que se hace extensiva al concejal Joaquín Robles, mano derecha y apoyo del alcalde desde que empezara este enfrentamiento en el la formación.

La Ejecutiva local tenía planeado exponer todo esto en la tarde del pasado jueves con la celebración de una asamblea. Sin embargo, esta acabó disuelta por la “presencia irregular” de Juan Fernández y Juan Sánchez, que no podían estar allí al no ser ya militantes del Partido Socialista. Esta es la versión de la Ejecutiva local, pero para el alcalde, desde luego, lo que ocurrió fue bien distinto. “Quisimos tomar el turno de palabra y no nos dejaron. Esto es una dictadura”, afirmó el regidor. Lo que está claro es que ni Sánchez ni Fernández pertenecen al partido y, en el caso del alcalde, tampoco al grupo socialista en el Ayuntamiento.

La indisciplina se paga a precio de oro en el partido

Uno de los puntos en los que se fundamenta la resolución de la Ejecutiva federal del Partido Socialista para dar luz verde a la expulsión de Juan Fernández, alcalde de Linares, como militante de la formación, es la “indisciplina” del mismo. En este sentido, desde que estalló la guerra en la Calle Pedro Poveda, el regidor no dejó títere con cabeza, llegando a llamar “traidores” a todos los que, para él, le habían fallado. La lista no es corta y está compuesta, entre otros, por la senadora Laura Berja; el nuevo secretario local, Daniel Campos; la delegada del Gobierno, Ana Cobo; la vicepresidenta primera de la Diputación de Jaén y concejal, Pilar Parra; el máximo responsable de la Administración provincial, Francisco Reyes; o el exprimer teniente de alcalde, Luis Moya. Las palabras de Fernández se vuelven en su contra con la resolución.