Actualizado
lunes, 24 julio 2017
18:44
h
URGENTE

Discapacitados se quejan de que la Comisaría es inaccesible

La plataforma elevadora de las instalaciones lleva un año sin funcionar
Ver comentarios
|
17/05/2017
  • QUEJAS. Fachada de la Comisaría, en una fotografía de archivo.
    QUEJAS. Fachada de la Comisaría, en una fotografía de archivo.

Las personas con discapacidad de Linares y de los municipios de alrededor han emitido numerosas quejas, a lo largo del año, por la incapacidad para poder acceder a la Comisaría de Policía de la ciudad. La entrada al edificio administrativo resulta una barrera “imposible” de superar para este colectivo, ya que hay más de una decena de escalones. No existía problema alguno hasta hace un año, debido a que la plataforma eléctrica que transportaba las sillas de ruedas y otros medios utilizados por personas con movilidad reducida funcionaba. Sin embargo, una avería afectó a su funcionamiento en junio de 2016 y, un año después de producirse, aún no se ha solucionado.

Ese fue el panorama que se encontró Luis Sánchez, vecino discapacitado de Linares que tiene que trasladarse en silla de ruedas, cuando se dirigió a la Comisaría a renovar su Documento Nacional de Identidad. “Di por hecho que al ser un edificio público, la rampa eléctrica funcionaría. Mi sorpresa cuando llegué es que no era así. Pregunté si debía esperar unos días a arreglarla y me contestaron que ya llevaba un año estropeada y no sabían cuándo se podría utilizar”, asegura Luis Sánchez, que, eso sí, destacó la gran amabilidad con la que le trataron los agentes. “Entre cuatro encargados me subieron las escaleras y pude realizar mi gestión, pero puse la reclamación pertinente. No por el trato en la Comisaría, que fue excelente, sino por el hecho de que se debe cumplir la ley en estos casos. Estamos sufriendo un ataque a la dignidad de las personas con movilidad reducida. Además supone un esfuerzo innecesario para los funcionarios, y podrían darse lesiones tanto por su parte como por la de las personas afectadas”, cuenta Luis Sánchez.

La escena que este vecino tuvo que vivir se repite unas diez o doce veces cada mes. En algunos casos, los afectados ni siquiera acceden a ser transportados escaleras arriba por los agentes, por el miedo a sufrir una caída. En estos casos, tienen que trasladarse a otra de las tres oficinas de la provincia, en Jaén, Úbeda o Andújar. Desde la Comisaría de Linares aseguran que la jefatura ha formulado varios escritos, que se llevaron a las juntas que se celebran, cada mes, en el ámbito provincial. Las quejas fueron trasladadas a las reuniones territoriales que se realizan en Granada, e incluso las peticiones han llegado a Madrid. La única respuesta que recibieron es que hay que esperar a que se aprueben los Presupuestos Generales del Estado, y con ello la cuantía que se destinará para el acondicionamiento de las oficinas de la Policía Nacional. “Existen una partidas presupuestarias extras, a través de las cuáles también se ha solicitado la reparación de esta rampa eléctrica, pero se nos ha denegado cada una de las peticiones”, aseguran fuentes del Cuerpo de la Policía Nacional en Linares. Mientras tanto, las personas con movilidad reducida de Linares y alrededores siguen sin poder llevar a cabo de forma normal actividades básicas para la vida y que son derecho de todos los ciudadanos.

detalle

Malestar. Las personas con movilidad critican que no pueden llevar a cabo ni la renovación de su DNI o la interposición de una denuncia. “Tienes un sentimiento de discriminación, porque por tu situación concreta no puedes realizar estas tareas como el resto de la sociedad. Lo que menos queremos es llamar la atención con casos así, y cuando se tiene que movilizar a cuatro agentes sientes que lo estás haciendo. Queremos su arreglo”, concluye Sánchez.