Actualizado
lunes, 20 mayo 2019
14:05
h
URGENTE

Caja Rural muestra su apoyo a los pacientes con fibromialgia

La fundación firma un convenio con Cavias para mejorar la calidad de vida
Ver comentarios
|
23/03/2019
  • FIRMA. Áurea Sánchez y Patricio Lupiáñez durante la explicación del convenio para ayudar a los enfermos.
    FIRMA. Áurea Sánchez y Patricio Lupiáñez durante la explicación del convenio para ayudar a los enfermos.

La Fundación Caja Rural de Jaén firmó un convenio con la Asociación Cavias (Proyecto Integral para la Mejora de la Calidad de Vida) con el que pretende ayudar a la mejora de estos enfermos, que se encuentran muchas veces sin recursos para poder tratarse.

La Fibromialgia es una enfermedad crónica que ocasiona a quien la padece un dolor generalizado y un cansancio persistente. La padecen entre el 3 y 4% de la población, lo que supone entre 400.000 y 1.200.000 personas. En España no existe un tratamiento curativo, por lo que se centra en el alivio de los síntomas y la adaptación del enfermo.

Este proyecto por el que trabajarán engloba tres áreas: la psicológica, la física y la social. Un conjunto que es el que puede facilitar la vida de las personas que padecen esta dolencia. Con las diferentes actividades que se llevan a cabo, se consigue esa mejora en los síntomas de los pacientes. Además, se usan terapias que han demostrado su efectividad en la mejora entre ellas la musicoterapia o las terapias rehabilitadoras. Otro punto muy importante es el acompañamiento en la búsqueda de empleo, para que puedan ser autosuficientes y tengan autonomía.

La presidenta de Cavias, Áurea Sánchez, agradeció a la Fundación Caja Rural la iniciativa y dijo: “Es una enfermedad que necesita mucho tratamiento. Gracias a este convenio se han podido pagar cosas como las sesiones de fisioterapia específicas para las zonas donde más dolor hay”. La convocatoria Rural Solidaria 2019 tiene como objetivo impulsar proyectos que trabajan en los ámbitos de discapacidad, enfermedad crónica y adicción, prestando especial atención a aquellos que se desarrollen en zonas rurales.

Patricio Lupiáñez, presidente de la Fundación, puso en valor la labor de esta asociación. “Vimos que el proyecto presentado era muy interesante, ya que se centra precisamente en la mejora de vida”, afirmó. Por otro lado, Áurea Sánchez aseguró que “estas iniciativas sirven para mitigar un poco los costes que tenemos en las asociaciones sin ánimo de lucro. Aportaciones como estas hacen posible que personas con fibromialgia y síndrome de fatiga crónica puedan paliar sus dolencias”.

El proyecto empezó en febrero y terminó en junio del año pasado. Ahora comienza una nueva etapa. La clínica de fisioterapia a la que van a acudir los enfermos, no solo hace masajes de forma manual, sino que se usan últimas técnicas de terapia para estas enfermedades: se aplica calor, masajes en zonas lumbares, cuello o diferentes “puntos gatillo” que se tienen en la enfermedad. Se soportan también muchas contracturas musculares que se palian con diferentes técnicas para la mejora notable del paciente. Ahora pueden volver a retomar ese proyecto en varios ámbitos y volver al mercado laboral.