Actualizado
lunes, 24 septiembre 2018
10:39
h
URGENTE

“Arrayanes” se asfixia por la falta de ayudas económicas

Cerca de 800 personas del barrio están apuntadas al comedor de Cáritas
  • EN APUROS. Panorámica de la barriada de Arrayanes, uno de las zonas más necesitadas de la ciudad.
    EN APUROS. Panorámica de la barriada de Arrayanes, uno de las zonas más necesitadas de la ciudad.

Históricamente, la barriada de Arrayanes es una de las zonas con más necesidad de la ciudad. De esta manera lo expresa Francisco Javier Díaz, párroco de la Iglesia de San Sebastián, situada en pleno barrio de Arrayanes, concretamente, en la calle Blasco Ibáñez.

La zona, que ronda los 12.000 habitantes, cuenta con una tasa de desempleo, dice el cura, del 80%. Es el doble de la media de Linares, un dato de por sí escandaloso, ya que, con datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística, se sitúa en un escalofriante 44,5%.

Hasta hace poco, la situación era más o menos sostenible gracias a que Cáritas Parroquial se beneficiaba de unas ayudas proporcionadas por Inditex. “Amancio Ortega firmó un acuerdo para tres años”, asegura Díaz sobre un dinero que, desde el pasado año, fecha en la que, en palabras del párroco, cumplió el pacto con Inditex, “la empresa destina su ayuda a una fundación que lucha contra el cáncer”.

En concreto, relata el párroco de San Sebastián, las ayudas suponían, en concreto, 60.000 euros al año para la ciudad de Linares y, particularmente, 6.000 para “Arrayanes". “Mi parroquia es la que más recibía porque, junto a El Cerro, somos el barrio más necesitado. Estamos en la misma situación pero con mucha más gente que ellos”, remarca Francisco Javier Díaz.

LIQUIDEZ. El principal problema que tiene Cáritas Parroquial es el dinero líquido, elemento que sí proporcionaban las ayudas de Inditex. “La gente de aquí, además de comer, necesita pagar la luz, el agua o la comunidad”, subraya el cura, sobre una compensación económica que ya no reciben.

Algunos de los datos que ofrece Díaz, y que ilustran la grave situación de la barriada de Arrayanes, son muy esclarecedores. “Aproximadamente, solo en la zona, pasan 800 personas al mes por el comedor social de Cáritas Parroquial”, lamenta el párroco sobre unos datos que, en la totalidad de la ciudad, ascienden a más de 3.000.

“El problema es que la bolsa de pobreza va creciendo, es la misma gente pero más pobre”, concluye.

EL BARRIO CON MÁS POBREZA DE LA CIUDAD

El párroco de la Iglesia de San Sebastián asegura que el dato del desempleo en la barriada de Arrayanes asciende al 80%. “El problema es que la bolsa de pobreza de Linares aumenta”, afirma el cura, que considera que se trata de “la misma gente pero cada vez más pobre”. Así, la marginalidad, el riesgo de exclusión y la falta de ayudas suponen el principal problema.