Actualizado
sábado, 10 diciembre 2016
17:40
h
URGENTE

Arrayanes contará con un plan contra el absentismo escolar

Bienestar Social prepara diferentes acciones para trabajar con niños y jóvenes
  • SEGURIDAD. Edificios del barrio de Arrayanes donde se realizan mejoras e intervenciones de índole social.
    SEGURIDAD. Edificios del barrio de Arrayanes donde se realizan mejoras e intervenciones de índole social.

Asociaciones, colectivos e instituciones mantienen firme su propósito de acabar con la problemática de convivencia que se registra, desde los últimos años, en la populosa barriada de Arrayanes. Para ello se trabaja, de forma conjunta, en la elaboración de una serie de planes específicos que se centran en aspectos como la seguridad ciudadana, la regularización de los servicios públicos básicos y el colectivo de la juventud y la infancia. Precisamente, es en esta última parcela donde, en próximas fechas, se ejecutarán proyectos que, en esencia, van enfocados a combatir el absentismo escolar y a mejorar la empleabilidad.

“Vamos a implantar un programa específico, coordinado entre el Patronato de Bienestar Social, la Fundación Secretariado Gitano, la Fundación Proyecto Don Bosco y la Liga Giennense de la Educación, con el propósito de definir actuaciones que se centrarán en la educación y el empleo. El absentismo escolar es uno de los principales problemas que se dan en Arrayanes, por eso trabajaremos con los niños y con las familias. Y en cuanto al empleo juvenil, es una de las mejores formas de integración social y para solucionar los problemas de convivencia”, señaló la concejal de Bienestar Social y Juventud, Laura Berja.

Las entidades que participan en este proyecto definen aún las tareas concretas que se llevarán a cabo, aunque todo apunta que serán actividades educativas, cursos y talleres formativos, así como iniciativas de carácter más lúdico y participativo, que sirvan para fortalecer lazos y relaciones sociales entre la población de la barriada linarense de Arrayanes. Y es que la necesidad de actuación en esta zona de la ciudad resultaba cada vez más apremiante, pues los índices de conflictividad entre vecinos aumentaron de forma considerable, según recuerda Juan José Reca, presidente de la Federación Himilce.

“El problema de Arrayanes tiene bastantes vertientes y, afortunadamente, ya se vienen haciendo actuaciones para solucionar las situaciones tan difíciles que padecen muchas personas allí. Próximamente, mantendremos una reunión las diferentes partes implicadas para analizar lo que se ha hecho, exponer los objetivos y sacar conclusiones”, apuntó Reca. En este sentido, el presidente del colectivo vecinal puso de manifiesto las intervenciones realizadas desde la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (AVRA) en lo referente al arreglo de las zonas comunes en determinados edificios y la legalización de los servicios y suministros de agua y de luz.

Por otro lado, sobresale el aspecto de la seguridad ciudadana, uno de los aspectos que más preocupa a la población de la zona. Si bien es cierto que la barriada vio incrementada la vigilancia policial, y así lo confirmó el subdelegado del Gobierno central, Juan Lillo, numerosos vecinos solicitan que se habilite un puesto permanente para garantizar la protección en las calles.

Al margen de la situación concreta de Arrayanes, la Federación Himilce continúa con su labor de asesoramiento a las diferentes asociaciones locales de residentes y su papel de intermediador entre estas organizaciones y el Ayuntamiento de la ciudad. En esa línea, “Himilce” celebrará, en dos semanas, un consejo vecinal en el que estarán presentes todos los presidentes para, así, mantener el contacto y poner sobre la mesa los problemas y necesidades que surjan en los barrios.