Actualizado
martes, 18 septiembre 2018
20:27
h
URGENTE

A pie para conocer todos los secretos del casco histórico

La ruta Mitos y Leyendas cosecha un rotundo éxito de participación

Decenas de jóvenes se asomaron a la historia de Linares a través de la ruta Mitos y Leyendas. El casco antiguo se convirtió en el escenario idóneo de una travesía nocturna en la que tanto linarenses como vecinos venidos de otras partes de la provincia conocieron de primera mano los secretos que guardan los muros de una de las zonas más emblemáticas de la ciudad de las minas. Asimismo, los participantes quedaron citados, a las 21:00 horas, en la plaza del Ayuntamiento, lugar donde comenzó la ruta. Un paseo de 90 minutos en el que las personas participantes realizaron una visita guiada por los principales monumentos que hay en el casco antiguo.

Desde el Área municipal de Juventud, organizadora de la actividad, destacan que es una manera “amena, divertida, y para todos los públicos, de acercarse a la historia del casco histórico de Linares”. El éxito de participación en la ruta Mitos y Leyendas augura que, con vistas al año que viene, se vuelva a repetir. Entre los monumentos que hay en el casco antiguo de la ciudad, cabe destacar la Basílica de Santa María La Mayor, a caballo entre los estilos gótico y renacentista, siendo uno de los templos cristianos más importantes de Linares. Fue construido sobre una antigua mezquita entre los siglos XIII y XV y el papa Francisco le otorgó la denominación de Basílica el 5 de abril de 2016, convirtiéndose en la cuarta en recibirlo en la Diócesis jiennense.

Otro de los enclaves más característicos del casco histórico es el edificio que hoy alberga El Pósito, que, a lo largo de la historia, se ha transformado en numerosas ocasiones. El edificio se construyó en el siglo XVIII como almacén de grano. Posteriormente, albergó una cárcel y, a partir del año 1975 se convirtió en un colegio de educación especial. Ahora, es un foco de cultura donde se ubican el Museo de Interpretación de la Ciudad y el de Raphael, entre otros. En definitiva, se trató de una actividad para descubrir la riqueza que hay en el pasado y la historia del casco antiguo de la ciudad minera.