Actualizado
sábado, 17 noviembre 2018
12:03
h
URGENTE

Vida marina en peligro

A día de hoy, existe un número desproporcionado de Áreas Marinas Protegidas cerca de la costa, frente a los grandes vacíos que se constatan
en la protección en mar abierto, más allá de las doce millas náuticas
|
16/10/2016

Las ONG ambientales Oceana, Seas At Risk y WWF instan a la Comisión Europea a ser rigurosa cuando evalúe la actuación de los Estados Miembros en la protección de sus aguas, y a estos a cumplir con su obligación de proteger las áreas que albergan la vida marina más amenazada de Europa. Este llamamiento se produce ante la reunión celebraa en la UE para identificar los vacíos de Áreas Marinas Protegidas (AMP) que deben llenarse en la red Natura 2000 del Atlántico, Mediterráneo y Macaronesia, la primesa reunión de este tipo en seis años.

La red Natura 2000, establecida por las directivas de la naturaleza de la UE, es la principal herramienta para proteger especies y hábitats en toda Europa. Sin embargo, 24 años después de su creación, sus AMP solo cubren el 4% de las aguas marinas de la UE, lejos del objetivo del 30% internacionalmente considerado por los científicos como necesario para sustentar a largo plazo la salud de los océanos.

A día de hoy, continúa habiendo lagunas significativas en la red. Por ejemplo, existe un número desproporcionado de AMP cerca de la costa, frente a grandes vacíos en la protección de mar abierto, más allá de las 12 millas náuticas. En total, solo el 1,7% de las aguas alejadas de la costa han sido declaradas lugares Natura 2000, dejando sin protección un amplio abanico de ecosistemas y especies de profundidad. “Hace mucho tiempo que se debería haber completado la red Natura 2000, asegurando así la protección de la biodiversidad para las generaciones futuras y que las especies y hábitats amenazados puedan recuperarse de la presión cada vez mayor de factores como la sobrepesca y el cambio climático. En el Atlántico Noreste, los países han protegido un mero 2% de sus zonas de mar abierto. Mucho peor es la situación en el Mediterráneo, donde el 99,9% de las aguas alejadas del litoral siguen desprotegidas”, afirma Lasse Gustavsson, director ejecutivo de Oceana en Europa. La reunión se centró específicamente en los Estados Miembros que no están protegiendo de manera suficiente especies amenazadas, como el delfín mular y la tortuga boba, y hábitats amenazados como arrecifes y bancos de arena. Chipre, Grecia, Italia, Portugal, Eslovenia y España se encuentran entre los Estados miembros más rezagados en los esfuerzos de protección.

“El lento progreso de algunos Estados miembros en resolver las lagunas en la protección reduce la eficacia de toda la red de AMP y pone en peligro los significativos esfuerzos realizados por otros Estados miembros. Con la abundancia que existe de datos nuevos, no hay razones para retrasar la protección necesaria para que puedan recuperarse los principales hábitats y especies amenazados”, indica Alice Belin, responsable de política marina de Seas at Risk. Un informe de 2015 de la Agencia Europea de Medio Ambiente mostraba que la mayoría de la vida marina protegida por la red Natura 2000 se hallaba en un estado malo o desconocido y solo un 7% de las especies marinas y un 9% de los hábitats se consideraban en buen estado de conservación.

“2020 es una fecha límite crucial para la conservación marina en Europa, el año en el que nuestros mares deberían hallarse en un buen estado ambiental y nuestras pesquerías gestionadas de forma sostenible. Establecer una red de AMP completa y bien gestionada es vital para conseguir ambos objetivos”, añade Stephan Lutter, asesor de política de AMP de WWF.