Actualizado
martes, 18 septiembre 2018
08:46
h
URGENTE

Un proyecto de luz larga

La Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias fija su mirada en el periódico de referencia de la provincia
Ver comentarios

El 11 de abril de 2008 se inauguraba en Washington, a un tiro de piedra de la Casa Blanca, un edificio que costó 435 millones de dólares, el “Newseum”, el “Museo de la Prensa”. Según declaró uno de sus directivos, Paul Sparrow, el objetivo de este costoso proyecto en el país en donde nació el periodismo no era otro que el de mostrar a las nuevas generaciones que “una prensa libre es esencial para el funcionamiento de la Democracia”. Paradójicamente, la apertura de este museo coincidía con los años en los que más cabeceras de periódicos desaparecían, más profesionales eran despedidos y más crecía el número de magnates de grandes empresas de comunicación que tiraban la toalla ante los pésimos resultados económicos de las cuentas de resultados. Warren Buffet, uno de los hombres más ricos del mundo, conocido como el “Oráculo de Omaha”, ya había declarado dos años antes, en 2006, que “los periódicos tienen un corto recorrido, puesto que no es fácil invertir en un sector en declive continuo. Los datos son evidentes. Hoy —decía— los lectores de periódicos ya van camino de los cementerios, mientras que las jóvenes generaciones que salen de las universidades ya no leen periódicos”. Y acababa augurando que “en el plazo de diez años, la comunicación y sus medios serían consumidos por internet”, aunque, eso sí, hacía una sonora excepción con los periódicos locales y, de hecho, se apresuró a comprar algunos en Norteamérica. Al poco tiempo, Steve Jobs echaba paletadas de tierra a la supuesta tumba del periodismo advirtiendo que “no valía la pena invertir ni tan siquiera en libros electrónicos, puesto que, en una década, ni se leerá prensa, ni se leerán libros”. Con la crisis financiera se agudizó la crisis en el sector empresarial de la comunicación y sus daños colaterales comenzaron a sentirse con fuerza. A la hoja de ruta marcada por estos magnates, le salieron al paso empresarios de comunicación, profesionales del oficio y observatorios permanentes de estudio y proyectos informativos que, fieles al espíritu del periodismo, les hicieron frente con alternativas que buscaban la supervivencia del periodismo. Eran gentes que seguían fieles al concepto que del periodismo tenía Thomas Jefferson y sobre el que, en 1786, dijo: “La opinión pública es la base de nuestro sistema, y la tarea más importante es ese derecho. Si tuviera que decidir si tener un gobierno sin prensa o una prensa sin gobierno, no dudaría en preferir lo segundo”. Estos empresarios y profesionales, cada vez más numerosos, lograron agruparse en diversos colectivos que tenían en común “reinventar” el periodismo teniendo en cuenta los nuevos tiempos. Aún tenía la profesión defensas propias para defenderse ante los “profetas de calamidades” que pusieron en marcha una estrategia basada en fomentar el bajo nivel de calidad y credibilidad de la prensa, elevando la subjetividad del periodista y retirando la publicidad, a la vez que creaban, merced a internet, indecentes agencias de Fake News. Había una solución intermedia entre sobrevivir a duras penas y morir dignamente. Se trataba de “renovar” y “reinventar” el periodismo. Y encontraron una de las vías para lograrlo, poniendo en valor la prensa local, que fue pasando de ser la cenicienta del mundo de la información a convertirse en aliada en el proceso de renovación que están llevando a cabo importantes grupos de comunicación, y una cada vez numerosa pléyade de profesionales y empresarios que ven en la interacción del binomio global-local una alternativa viva y fresca a la grave crisis del sector.

Así lo puso de manifiesto en 2008 Tim Bowdler, director general de “Johnson”, el más veterano y uno de los tres grandes grupos británicos de periódicos locales, invocando la importancia y necesidad de poner en valor el modelo de noticias híper locales. En este sentido, convencido y decidido a apostar por este modelo, dijo: “La vida es local. Mi pueblo, mi instituto, mi casa, mi barrio. La cultura del grupo ha de ser siempre local. Es ahí en donde hay que crear una nueva audiencia, principalmente para captar lectores jóvenes. Si no llegamos a ser resortes de lo local, los lectores nos olvidarán. Se trata de una revolución nueva que haga posible un nuevo modelo de negocio que permita combinar la fabricación de una información de calidad con una difusión de masas”.

Entre quienes apuestan por esta vía de “reinventar el periodismo” combinando el ámbito local y global de la información, están los integrantes de la WAN-IFRA, Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias, cuyo director ejecutivo es Vincent Peyrègne, un parisino de 49 años, con una destacada y prolífera trayectoria profesional en el mundo de la información y uno de los mayores expertos y conocedores del ámbito empresarial del periodismo mundial. Visitó Diario JAÉN el pasado 19 de abril, acompañado de Raquel González, jefa del Gabinete de Proyectos de la organización. Tras una gira por las instalaciones, acompañado del presidente del Consejo de Administración, Eleuterio Muñoz, y el director, Juan Espejo, y escuchar atentamente las explicaciones pertinentes, comenzó el acto central de la visita en la sala “75 Aniversario”, acto al que asistió la plantilla de trabajadores del periódico y que comenzó con la intervención del director, Juan Espejo, quien, con la claridad propia de quien conoce bien el periódico y vive con pasión cada paso del proyecto pionero de modelo de negocio que afronta el diario desde los últimos años, ofreció una magistral exposición, ayudado con la proyección de casi dos centenares de diapositivas, en la que no solo abordó la trayectoria histórica del periódico de la provincia desde su nacimiento en 1941 hasta la actualidad, sino que también se refirió al buen estado de salud de las ventas, pues “en esta provincia que tiene la tasa nacional más baja de lectura, según el último EGM, hemos crecido en lectores un 11%, distantes un 25% del segundo periódico mas leído en la provincia, que curiosamente se edita en Madrid”, dijo el director antes de centrarse en exponer detalladamente, junto con la identidad del producto, el nuevo modelo de negocio que, bajo el lema “Una propuesta local para un mundo global”, es un proyecto pionero en el sector.

Juan Espejo volvió en su intervención a insistir en su ya habitual definición del periódico: “No nos llamamos Diario de Noticias, ni Última Hora: Nuestro nombre es el nombre de nuestra tierra, Jaén; y eso lo dice todo. Nuestra mirada, sin renunciar a nuestras raíces, está siempre puesta en el futuro. Y, cuando nos asaltan dudas o surgen dificultades, las resolvemos con ese gran amor que nos mantiene fieles a la marca, que no es otra que Jaén, siempre Jaén, y a la gente de Jaén, nuestra sabia permanente. Apostar por el futuro implica abrirnos al mundo de las nuevas tecnologías y a cuanto nos deparen las modernas técnicas y que puedan servirnos para alcanzar el objetivo”.

Pero si hubo algo que llamó la atención y despertó el interés de los directivos de la WAN fue cuando, como prólogo del acto, mostrando elementos y utensilios concretos, el director contó la ya dilatada y enriquecedora experiencia del Programa Prensa-Escuela, que en tres años ha recorrido todos y cada uno de los noventa y siete municipios de la provincia. Un buen prefacio para una exposición que tuvo como eje transversal el futuro de Diario JAÉN y del periodismo en general.

Tras la exposición que en su habitual estilo conciso y claro realizó Juan Espejo, intervino Vincent Peyrègne, quien, en inglés y con la ayuda de la ágil traducción de Raquel González, mostró su satisfacción por el proyecto, del que dijo que deseaba conocer personalmente, de ahí la visita que giró a las instalaciones del periódico provincial, por primera vez a un diario de esta tierra. “Me encanta ver que, como es vuestro caso, los proyectos no son solo buenas palabras, sino que buscan nuevas fuentes de ingresos mediante otras líneas de negocio. Una cosa es lo que te cuentan y otra lo que ves en la realidad. Y puedo decir, que si bueno era lo que me contaron, mejor es lo que estoy viendo y sabiendo. Estoy realmente sorprendido que en una provincia tan alejada y con los problemas que contáis, haya un proyecto de modelo de negocio pionero en el sector empresarial de la comunicación”. Y pese a que, según dijo, no podía ser más explícito por no hablar español, tanto en su gesto como en las expresiones que pudimos entender los habituados a la lengua inglesa advertimos un alto grado de satisfacción e interés comprometiéndose a seguir conociendo el proyecto planteando algunos interrogantes para conocer respuestas, pues estaba seguro que se trata de una iniciativa que servirá de gran ayuda al sector. “Podéis estar orgullosos; muy orgullosos”, dijo.

Al hilo de algunas de las ideas expuestas por el director, este gurú del mundo del periodismo global comentó algunas de sus primeras conclusiones tras conocer el proyecto: “He comprobado que Diario JAÉN es un periódico apasionado; y eso me gusta. Sois una empresa que creéis en el futuro y estáis superbien conectados con vuestra sociedad —conoció de primera mano todos y cada uno de los actos que se promueven y organizan a lo larto de la geografía provincial, principalmente para ensalzar la autoestima jiennense—. Además, os sentís muy orgullosos de esa conexión. Creo que disponéis de muchas afinidades con las nuevas generaciones, con los niños, los jóvenes (...). Veo mucho futuro en las labores, como las que hacen ustedes porque son capaces de formar a su sociedad y fortalecer vínculos que le unen con ella”. Pero si hubo algo que alabó sorprendido gratamente, fue el proyecto Prensa Escuela, al que se refirió diciendo: “Hay que dar instrumentos a los jóvenes para que diferencien las noticias verdaderas de las que no lo son —“las seis news”—. La prueba está en el trabajo de vuestro director, Juan Espejo, en el proyecto de Prensa-Escuela, que acude a los colegios para formar a los niños (...) básicamente es educación, educación y educación. No hay otra clave”.

No dejó de referirse al trabajo del periódico en las redes sociales: “El que hacéis vosotros contando las noticias a través del papel, las redes sociales, la radio —otra de las novedades que conoció, Radio J., “música con información de aquí como tú”— o cualquier otro medio, aunque lo que más valoro es que todo está centrado en un proyecto común y gira sobre el mismo eje. Todo modelo de negocio se diversifica, teniendo una referencia común, un centro clave desde el que hay que actuar al compás del ritmo de los tiempos para evitar anquilosarse. Las noticias han de llegar a todos, pero a cada generación en el soporte que le es más familiar”.

En sus palabras, no preparadas previamente y, por lo tanto, todas ellas aludiendo a lo que más valoró de la exposición previa, dejó clara la importancia de conocer el terreno y alabó las iniciativas del periódico para estar presente en cada rincón de la provincia, no solo contando noticias, sino también “promoviendo iniciativas, apoyando proyectos emprendedores y sirviendo de Carrefour, es decir, centros de interacción que aúnen voluntades, pero siempre partiendo de la realidad. Sin conocer el terreno es imposible lograr este proyecto. Por eso lo que hacéis es muy valioso porque nace de la pasión y la apuesta por la gente que aquí vive. El periodismo o es un servicio o es un panfleto”.

En una entrevista publicada en la edición del domingo 22 de abril volvió a remarcar su convicción de que, como viene haciendo el periódico de la provincia, “la renovación del periodismo pasa por un conocimiento de la sociedad para la que trabaja, de forma que pueda generar información con contenidos que respondan a las preguntas de la comunidad; lo cual hace que el periodismo no sea una profesión estancada, sino en continuo movimiento, pues ha de aventurarse a indagar nuevas fórmulas, nuevas formas y contenidos (...). La sociedad cambia y el periodismo ha de viajar acompañándola teniendo en cuenta esos cambios (...). La audacia y valentía en los proyectos es una forma propia de responder a los retos, incluso con errores, superándolos”, dijo.

El presidente del Consejo de Administración, Eleuterio Muñoz, cerró el acto agradeciendo la visita, a iniciativa de la propia WAN, y el interés mostrado por el proyecto en ciernes y recordando que la apuesta editorial y empresarial que encabeza y engloba Diario JAÉN tiene dos lemas claros y a los que guardan fidelidad.

“Por un lado que, si queremos resultados diferentes, hay que hacer algo distinto; y, por otro, si queremos adaptarnos al nuevo siglo, tenemos que tener la mentalidad del nuevo siglo, y no trabajar con mentalidad ya obsoleta. La esquizofrenia en este sector es letal”, dijo dando por finalizado el acto central de una visita trascendental que marca un hito importante en la historia del periódico por tres razones. Primero, porque ayudó a comprender algo de lo que estamos convencidos; y es que vamos por el buen camino. Segundo, porque confirmó nuestro trabajo combinando la luz corta con la luz larga, y la prueba es que no hay día sin ilusión y pasión. Y tercero, que Diario JAÉN ya es uno de los laboratorios en los que se fragua el nuevo periodismo y que brillarán con luz propia en el mapa de la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Provincias WAN-IFRA, un mapa realmente destacado en la cartografía del periodismo en la actualidad, pues integra a mas de 3.000 empresas editoras de periódicos y emprendedores tecnológicos y se sustenta en una red que cuenta con 80 asociaciones que representan 18.000 publicaciones repartidas en ciento veinte países. Nuestro modelo de negocio pionero encaja a la perfección en el ideario de esta organización nacida tras la Segunda Guerra Mundial con el objetivo de apoyar la innovación y el desarrollo de negocios editoriales, garantizando así la libertad de prensa, a la vez que compartiendo los mejores proyectos. Acabo con una frase clave en boca de Vincent Peyrègne: “Creo que Diario JAÉN cuenta con un ADN muy bueno para seguir caminando (...). Veo mucho futuro en las labores, como las que hacen ustedes, porque son capaces de formar e informar a su sociedad y fortalecer vínculos que le unen con ella”.