Actualizado
domingo, 17 diciembre 2017
13:43
h
URGENTE

Un jamilenudo en Maribor

Alumno de Grado de Ingeniería Telemática en la segunda ciudad más grande de Eslovenia, disfruta de las posibilidades que brinda una urbe “pequeña”, que, eso sí, tiene una gran vida cultural y una rica historia
|
03/12/2017

Rafael Liébana Cazalla, de 24 años, nació en Jamilena. Sus estudios siempre estuvieron orientados al sector de las “telecos”, comenzó con un Ciclo Formativo en Instalaciones de Telecomunicaciones, de ahí al Ciclo Formativo Superior de Sistemas de Telecomunicaciones e Informático y, actualmente, está a punto de culminar su Grado de Ingeniería Telemática en la Facultad “Fakulteta za elektrotehniko, računalništvo in informatiko”, en Maribor, Eslovenia. “Esta es la segunda vez que resido fuera de España, la primera vez que pasé la frontera fue para ir a Bożków, un pueblecito al sudoeste de Polonia cuya capital es Wroclaw, Breslavia en Castellano. Os invito a conocerla porque es maravillosa, todas sus calle cuentan una preciosa historia que se pueden descubrir mientras paseáis y fotografiáis a los pequeños enanos que allí se encuentran”, explica. Allí trabajó durante tres meses en una empresa dedicada a su especialidad, gracias a las practicas de su ciclo superior. “Fue una bonita experiencia para un joven de 21 años, que empezaba a dar sus primeros pasos en el mundo laboral. Desde ese momento se despertó algo en mí, que a día de hoy no ha dejado de crecer: los pensamientos de viajar, conocer mundo y ser capaz de salir de mi pueblo se empezaban a hacer realidad, el estar sentado en un parque, junto a mis amigos polacos, era algo único e indescriptible, con tan solo vivir su día a día yo ya me sentía feliz”, juzga.

En Maribor, disfruta de las posibilidades que le brinda la segunda ciudad eslovena más grande, después de la capital Ljubljana. La urbe se encuentra al noroeste del país, a orillas del río Drava. Con una población de unos 125.000 habitantes tiene un censo similar al de Jaén capital. Maribor es conocida por haber sido Capital Europea de la Cultura, en 2012; por albergar “La vid más antigua del mundo”, con más de 400 años, y por tener la estación de esquí más grande de Eslovenia, Maribor Pohorje Ski Resort. La ciudad está dividida por el río Drava, en la parte alta, se encuentra toda la parte turística, así como los locales y comercios más grandes y, en la parte baja, la industria y todos los domicilios de las personas trabajadoras. “La estación invernal ofrece una panorámica perfecta de toda la ciudad y podemos ver perfectamente esta diferencia entre lo que es la ciudad del turista y la ciudad del trabajador”, explica.

“Me recuerda a mi querido Jaén. Aunque es una ciudad pequeña, puedes encontrar la calma si la necesitas paseando por la orilla del río, descubrir el maravilloso e interminable parque Mestni Park, que cubre un área de alrededor de 54 hectáreas o visitar uno de sus muchos museos. Si prefieres disfrutar de tu tiempo libre de una forma más amena puedes hacerlo en sus múltiples pubes o en sus discotecas con fiestas temáticas”, aclara.

La llegada a Eslovenia desde España, recuerda, es “relativamente difícil”. “No debemos olvidar que nos encontramos en el centro de Europa, con cuatro capitale a menos de 5 horas, por lo que se hace innecesaria la comunicación mediante estos países en avión, lo que hace que tránsito aéreo disminuya muchísimo. La opción más económica es viajar a Viena y desde ahí coger un tren o autobús hacia Maribor”, apunta. “Lo que en un primer momento, son todo problemas por la dificultad para llegar hasta aquí, después se convierte en una ventaja increíble, ya que cualquier fin de semana puedes alquilar un coche, que son relativamente baratos y descubrir un nuevo país, en tan solo unos meses, yo ya he visitado Hungría, Croacia, Bosnia-Herzegovina y Austria”, explica este joven de Jamilena.

cupones de descuento

“Algo con lo que nos hemos quedado estupefactos todos los estudiantes que aquí vivimos son los ‘students coupons’. En Eslovenia, a todos los que cursan estudios, extranjeros y orihundos, se les facilita a principios de mes 21 vales que pueden ser usados casi en todos los restaurantes y establecimientos de comida de todo Eslovenia. El precio máximo es de cuatro euros y hay menús gratis”, argumenta el jamilenudo. Ello es gracias a un sistema financiado por el Gobierno en el que todos los establecimientos que quieran adherirse deben atender a los estudiantes, la carta consta de una sopa, una ensalada, un plato principal y una manzana. “El plato principal lo podemos elegir de casi toda la carta que ofrece el establecimiento y que suele variar dependiendo de la calidad del local, la calidad de comida y la cantidad”, deja claro el estudiante jiennense en Eslovenia.

Dispuesto a vivir fuera

“Por mis estudios me sería casi imposible vivir en Jaén y ya me he acostumbrado a vivir fuera. Desde ya muy pequeño, mientras estudiaba la vida de personas muy importantes para nuestra sociedad, descubrí que yo no quería ser alguien más, que no quería encontrar un trabajo con el que vivir bien en un pequeño pueblo de Jaén”, explica este jamilenudo que recuerda que viene de una familia muy grande, en la que siempre hay algo que celebrar, por eso, dice, “es imposible no echar de menos y no recordar tu pueblo cada vez que ves algo en lo que no estas”. “Nuestros seres queridos es algo que siempre nos faltara a aquellos viajeros intrépidos que no sabemos donde pondremos el huevo”, sostiene. También echa de menos a su novia. “Vive la experiencia desde lejos y por vídeo llamada normalmente”, deja claro Rafael Liébana Cazalla.

Madrugadores, trabajadores y extremadamente cívicos y límpios
idcon=13066348;order=15

La principal diferencia que este joven de Jamilena encuentra con respecto a España es el horario, muy distinto en la Europa del Este al del sur del continente. Anochece, como explica Rafael Liébana Cazalla, a las 16:30 y eso implica un gran cambio en las costumbres. “Las seis de la tarde es una hora razonable para cenar, cuando muchos jiennenses toman su merienda”, explica. Eso hace que la vida nocturna sea totalmente diferente, con un botellón que tiene su punto álgido a las nueve de la noche. “La gente comienza su jornada muy temprano, comienzan a trabajar a las siete de la mañana o antes y así consiguen aprovechar todo lo posible las horas de sol. Es común encontrar los supermercados abiertos cuando aún no ha amanecido, cuando todavía no están las calles puestas, como nosotros solemos bromear”, argumenta. En otras cosas también son muy distintos, como la limpieza que es extrema. Como deja claro, no se ve en el suelo ni un papel, ni un vaso de plástico ni una colilla, la buena costumbre es la de no arrojar nada a la calle.

EN COMPAÑÍA DE SUS PADRES EN PLENOS ALPES JULIANOS
idcon=13066352;order=17

Una foto en el maravilloso Bled. Esta maravillosa población se encuentra en los Alpes Julianos. Con tan solo cinco mil habitantes este lugar, como deja claro, enamora. Es conocido por su lago glacial y su isla.

orgullosos de su hijo y su experiencia eslovena
idcon=13066356;order=19

Sus padres están en Bled, una isla que cuenta con bellos edificios, aunque el más conocido es la iglesia, construida en el siglo XV. También destaca su espectacular castillo.

junto a la vid más antigua del mundo, con 400 años
idcon=13066360;order=21

En la imagen se encuentra ante la vid más antigua del mundo, se encuentra en la puerta del actual museo del vino de Maribor. La entrada es gratuita y es unos de los lugares indispensables en Maribor

Disfrutando de la celebración de san martín y el vino
idcon=13066364;order=23

El día de San Martín se celebra el día 11 de Noviembre y es un día muy importante para Eslovenia. Se monta una increíble feria tradicional, se articula en torno a tres plazas, cada uno es ocupada por una bodega y cada vaso se sirve a un euro.