Actualizado
lunes, 20 mayo 2019
14:05
h
URGENTE

Profesor en un “cole” inglés

Braulio Mudarra López, de Alcalá la Real, está en Bradford, al norte de Inglaterra, en el condado de Yorkshire. Se prepara para ser maestro, el sueño de su vida. Ahora enseña a niños de primaria en el Horton Grange School
|
07/04/2019

La ciudad de Bradford se encuentra al norte de Inglaterra, en el condado de Yorkshire. Está ubicado a veinte minutos de Leeds y a una hora de Manchester. Es una ciudad donde la mayoría de la población es árabe y, aunque a primera vista no tiene un especial atractivo para los turistas, cuenta con una universidad y un “college” de gran importancia, con gran equipación, por lo que cada año acuden muchos estudiantes de varias partes del mundo. Y, precisamente ahí, ha terminado el alcalaíno Braulio Mudarra López, aunque todo el mundo le llama “Lalo”. Actualmente estudia Magisterio de Primaria Bilingüe en la Universidad de Granada y está en el último año de carrera —acaba en mayo—, por lo que decidió que era el momento de hacer las maletas y realizar una estancia formativa como parte de sus prácticas en Inglaterra. “En mi estancia aquí he conocido a gente de países como China, Filipinas, África, América, Polonia y de muchas otras partes”, cuenta Mudarra, que lleva toda su vida preparándose para ser profesor: “Desde que era pequeño me atraía mucho la idea de ser maestro, siempre he tenido claro que quería hacer esta carrera. Pienso que no hay nada más bonito que educar y ayudar a las nuevas generaciones a incorporarse al mundo y además es un trabajo muy gratificante. Desde mi punto de vista, la educación es el pilar de la sociedad y si queremos cambiar y mejorar la sociedad tenemos que empezar por los más pequeños”. Así ha terminado, desde el mes de marzo, en un colegio al norte de Inglaterra. Se llama Horton Grange School, y el 90 por ciento de los estudiantes son de origen árabe, la gran mayoría de países como Afganistán, Pakistán, India y Siria. “Hemos venido 9 españoles en total”, detalla.

Aunque con el idioma no ha tenido grandes complicaciones, admite que siempre se puede mejorar. Eso sí, hay importantes diferencias entre uno y otro país: “Al principio me chocó el horario del cole, pues aquí empieza a las 8.30 y termina a las 15.30 horas. Tenemos que comer en el cole todos los días bocadillos y eso me cansaba un poco. Además, también me costó mucho al principio la comunicación con los niños, ellos hablan inglés pero con un acento árabe muy marcado y a veces es muy complicado entenderlos lo que dificultaba mucho el proceso de enseñanza-aprendizaje”.

Echar en falta su tierra es inevitable y, sobre todo, un producto en particular: El aceite. “Sin duda, lo mejor que tenemos en Jaén es el aceite”, dice, y añade: “Recuerdo la primera sensación que tuve cuando lo probé, no sabía a nada y encima de todo era caro, la comida sabe muy diferente con el aceite de Inglaterra. Debería haberme traído un poco de aceite de la cooperativa de mi pueblo, como hice en el Erasmus”. Su vuelta está prevista para la próxima semana. “Tengo ganas de volver, a pesar de que estoy cómodo, echo de menos el tiempo y la gente. Además, para cuando vuelva será Semana Santa, por lo que mejor aún”.

nada como el hogar

Braulio Mudarra no considera quedarse en Bradfod o en Inglaterra de forma permanente. “Ha sido una experiencia muy enriquecedora, pero no me veo aquí viviendo ya que la ciudad no es de las más bonitas y el tiempo tampoco ayuda, prefiero vivir en Jaén aunque nos muramos de calor en verano”, comenta el alcalaíno, donde los contrastes de temperatura entre uno y otro país son más que notable y el verano es apenas un “suspiro” en comparación con la “fatiga” que se vive en todo el mar de olivos y en Andalucía en general. “A mí me encanta viajar y descubrir nuevos lugares, y quiero seguir haciéndolo toda mi vida siempre que pueda; pero una de las cosas que me he dado cuenta tanto aquí en Bradford como en Roma es que como en España no se está en ningún lado, es cuando sales fuera de tu país cuando te das cuenta de lo que vale tu hogar”.

ser un maestro

Aunque el sueño de Mudarra siempre ha sido ser maestro, ha vivido algún momento incómodo en el colegio donde está actualmente. “En el colegio, algunos niños vienen de familias desestructuradas con muchos problemas”, explica, y continúa: “Hay niños que vienen con el uniforme incluso roto y sientes mucha lástima por ellos”.
“Recuerdo un momento en el que me acerqué a una niña que lloraba y me dijo que estaba triste porque echaba de menos a su padre, acababa de salir de la cárcel y no dejaban verle, llevaba 2 años así. En ese momento sentí mucha lástima por la niña y no sabía ni qué podía hacer para ayudarla”, cuenta Mudarra. “Para muchos niños el colegio es su felicidad, es donde son amados. Es en estos colegios donde te das cuenta de lo que significa ser maestro y de la importancia y responsabilidad de esta profesión”.

Problemas de adaptación y “morriña” de la
tierra y la familia
idcon=13835890;order=15

“Recuerdo que mi primera noche fue un tanto extraña, tenía una sensación rara en el cuerpo, como desubicado y perdido”, cuenta Mudarra. “Sin embargo, a los pocos días me acostumbré a la rutina de aquí y me adapté bastante bien, no tuve problemas”. El joven profesor explica que cuando se sale de casa por mucho tiempo “al principio siempre es extraño y echas de menos tu hogar y tu gente”. “Pero cuando llevas un tiempo te acostumbras al nuevo ritmo de vida y dejas de añorar y acordarte tanto de tu país”. Mudarra confiesa que su familia “lo lleva muy bien”. “Siempre me han apoyado a irme fuera y seguir aprendiendo”. “Mis padres en especial siempre me han animado y me han ofrecido todo lo que necesitaba, soy muy afortunado”, relata. A pesar de la distancia, sigue manteniendo el contacto con toda su familia: “Me mandan fotos cuando están todos juntos y me dicen que me echan mucho de menos. Me acuerdo mucho de ellos, en especial de mi madre, mi abuela y mi prima Daniela”. Este fin de semana, su familia ha ido a visitarle.

Fiesta de san
patricio a lo grande
en inglaterra
idcon=13835896;order=17

Una de las celebraciones más destacables de Inglaterra es San Patricio, y Braulio Mudarra no perdió la oportunidad de festejarlo con sus amigos en Leeds, a 20 minutos de Bradford. Uno de los mejores momentos que ha vivido en su experiencia fuera del país.

una ciudad bien ubicada, cerca de liverpool y york
idcon=13835901;order=19

Mudarra no duda en recomendar la ciudad de Bradford, pues si se quiere ser maestro es “una gran experiencia”. Además, Bradford está muy bien conectado con otras ciudades maravillosas como York o Liverpool. “Es una oportunidad de conocer gente y aprender muchísimo”.

nueve españoles
entre profesores
de origen inglés
idcon=13835905;order=21

Son nueve los españoles que actualmente residen en Bradford y forman parte del equipo de profesorado de Bradford College. Estar lejos de sus hogares les ha animado a conectar y buscar la unión que echan en falta en sus casas, donde tan diferentes son de carácter.

Un gran fan de
harry potter que recorre sus calles
idcon=13835909;order=23

“The Shambles”, traducido al español como Callejón Diagón, existe en realidad, y se encuentra en York. Mudarra estuvo ahí. “Estaba muy emocionado ese día, porque soy muy fan de Harry Potter y esta es la calle en la que se inspiró la autora para crear el famoso Callejón Diagón”.