Actualizado
viernes, 24 mayo 2019
16:30
h
URGENTE

Objetivo: atajar la periodontitis

Las visitas al dentista y el mantenimiento personal de la higiene bucodental son claves para estabilizar el proceso de desarrollo de esta enfermedad contagiosa
Ver comentarios
|
17/02/2019
  • Image

El organismo humano está repleto de bacterias, muchas imprescindibles para su correcto funcionamiento. Sin embargo, si se alteran pueden producir infecciones, este es el caso de la periodontitis, una enfermedad bucodental producida por la infección de la placa bacteriana que depende mucho de la genética —que hace que ciertas personas tengan predisposición a tener problemas de encías— y de la respuesta inmune del afectado. Aun así existen factores de riesgo que se pueden evitar, como el tabaco, y otros como los cambios hormonales y las enfermedades inmunodepresivas y sus tratamientos.

La periodontitis daña los tejidos que soportan y rodean los dientes. En estados avanzados, “cuando existe una destrucción del periodonto, puede ser muy dolorosa, irreversible y suponer la pérdida de uno o más dientes”, comenta Manuela Escorial, odontóloga de la dirección asistencial de Sanitas Dental. Además, esta patología está relacionada con otras afecciones como la diabetes, el deterioro cognitivo o las enfermedades cardiovasculares. Para evitar la aparición de este tipo de enfermedades, la odontóloga de Sanitas Dental recomienda una buena higiene oral que incluya el uso de seda dental y el cepillado meticuloso, así como limpiezas profesionales regulares y revisiones periodontales periódicas.

“La enfermedad periodontal es un proceso crónico que pasa por fases activas y no activas. El mantenimiento profesional y personal a lo largo del tiempo son claves para una estabilización del proceso”, expone Escorial. Si, tras la evaluación de los resultados de distintas pruebas, el tratamiento no muestra resultados o se trata de una periodontitis muy agresiva, el dentista puede sugerir pruebas específicas como el análisis de ADN y el estudio microbiológico. El análisis de ADN puede determinar si el paciente porta o no alguna de las bacterias más implicadas en la prevalencia de las enfermedades periodontales y sugerir, si así fuese, algún cuidado específico para retrasar y prevenir el desarrollo de patologías.

El estudio microbiológico permite conocer qué tipo de bacterias se localizan en la cavidad bucodental. La prueba es indolora y consiste en el análisis y cultivo de una muestra de fluido crevicular, pero sus resultados son altamente útiles para el periodoncista, que puede conocer de forma precisa los factores que influyen en el desarrollo de la enfermedad: evolución, zonas más afectadas y antibióticos más efectivos contra la bacteria en cuestión. “Este tipo de estudio se realiza cuando el diagnóstico clínico-radiológico apunta a que el tipo de periodontitis es agresiva. El tratamiento mecánico va acompañado de antibioterapia selectiva (mediante este estudio microbiológico) contra las bacterias responsables de esta evolución mucho más severa. Al mismo tiempo podemos establecer una pauta de seguimiento individualizada y más rigurosa y conocer si la enfermedad se encuentra en fase de estabilización”, expone Escorial. Las enfermedades periodontales, al ser infecciosas, pueden pasar de un organismo a otro, especialmente “si el receptor sufre de disminución de inmunidad local y/o no se encuentra bajo tratamiento periodontal”, comenta. Este contagio puede producirse por contacto constante y prolongado e incluye los besos. Algunos estudios determinan que las personas que conviven durante años con un afectado por periodontitis tienen probabilidad entre 20 y 30% mayor.