Actualizado
jueves, 18 octubre 2018
14:10
h
URGENTE

Montañas de biomasa

Sierra Morena es uno de los espacios naturales andaluces en el que se desarrolla uno de los planes de Gestión Integral que la Junta promueve sobre los montes de la comunidad autónoma y que generan empleo, riqueza y sostenibilidad
Ver comentarios

L a Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía extrajo más de 33.000 toneladas de madera y biomasa de los diferentes montes públicos andaluces, a través de diversas encomiendas a la Agencia de Medio Ambiente y Agua, dependiente de la administración regional. Del total de toneladas extraídas, casi la mitad se destinó para biomasa, seguida por el uso de madera de sierra y de industria de trituración, según informó la consejería en una nota.

Desde la Junta de Andalucía explicaron que esta práctica extractiva propició la generación de actividad en el seno de 17 empresas forestales y que supuso que otras 16 industrias regionales de los sectores de la madera y de la biomasa pudieran abastecer su actividad industrial a partir de un recurso renovable de los montes de la comunidad autónoma. Además, redujo el volumen de combustible en el monte, lo que se tradujo en “una mejor defensa del bosque contra los incendios forestales y el cambio climático, así como la mejora del estado fitosanitario engeneral”, indicaron.

Esta actuación se desarrolló en más de 1.227 hectáreas. Los aprovechamientos de madera consisten en extraer los recursos naturales de manera sostenible, para su posterior venta. El pasado año 2017, esta operación desarrollada por la agencia andaluza supuso un volumen económico de 404.135 euros.

En el caso de la madera, la especie principal objeto de aprovechamiento en la comunidad autónoma es el pino y sus variedades —rodeno, piñonero, carrasco o salgareño—. Además, con esta actividad se consiguen ingresos económicos que se destinan para la conservación del patrimonio natural, a la vez que se genera actividad económica en el ámbito rural.

Así, se calcula que el número de jornales empleados en todas las provincias andaluzas suma ya los 7.211, detalla la Junta. De ello se seduce que los aprovechamientos forestales de madera y de biomasa están directamente relacionados con la evolución hacia un nuevo modelo de desarrollo económico, a una economía verde, que “genera prosperidad a la par que conserva el estado y la salud de los ecosistemas naturales y se conforma como una alternativa para el medio rural”, manifestaron desde la administración andaluza.

Dentro de esa línea se enmarca el modelo de Plan de Gestión Integral (PGI), que la Junta de Andalucía aprobó ya en las ocho provincias de la comunidad autónoma. Los ingresos de las actividades que se realicen en los montes públicos se reinvierten en los mismos y se calcula que, en 10 años, se generarán casi 44 millones de euros, entre los que se encuentran los aprovechamientos de madera.

Los PGI en marcha actualmente son los de la sierra de los Filabres, la sierra Occidental de Córdoba, la sierra Norte de Sevilla, el Parque Natural de Los Alcornocales, el Plan del Mustio, el Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama, en Granada y Málaga, y el de Sierra Morena. En todos ellos, se pretende implantar un nuevo modelo de gestión de los montes públicos, con especial incidencia en la economía local y de proximidad, generando alternativas sostenibles en la región e incidiendo en la reinversión de los beneficios económicos de los aprovechamientos forestales en los propios montes de una forma continuada en el tiempo, según concluyen desde la Consejería de Medio Ambiente.

Un proyecto integrador y multifuncional
idcon=13310996;order=9

El desarrollo de planes de Gestión Integral de montes públicos es un proyecto que pone en marcha el Gobierno de la Junta a través de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio y la Dirección General de Gestión del Medio Natural y Espacios Protegidos, para gestionar de forma integral una agrupación de varios montes públicos que conformen una unidad viable, que sean planificados y gestionados como un todo, con visión y responsabilidad global, atendiendo e integrando su multifuncionalidad.