Actualizado
jueves, 27 julio 2017
17:00
h
URGENTE

“El secreto de mi cocina es la calidad de la materia prima”

Juan Ramón Sánchez

No tiene la antigüedad de la taberna El Gorrión, La Manchega o el Alcocer, pero es una de las tabernas con más solera de Jaén. La taberna El Zurito es un clásico de la hostelería y la cocina tradicional jiennense. Un local peculiar, pues solo dispone de una mesa para 8 o 10 personas y conviene reservarla con antelación, por lo que está más enfocada a degustar sus delicias en la barra. La regenta Juan Ramón Sánchez Molinos, que es ya la cuarta generación de “zuritos”. La taberna la fundó su bisabuelo, José María Mesa Rosa, apodado “El Zurito”, en 1912, en la Plaza de las Palmeras (hoy de la Constitución). Luego pasó a la Plaza de Los Jardinillos-San Clemente y de ahí a su ubicación actual en la que fue la calle Correa Weglison, hoy El Rastro. El antiguo edificio fue demolido, pero la familia de Juan Ramón consiguió conservar elementos característicos del antiguo edificio que le dan un toque de solera y distinción, con sabor antiguo. Su actual propietario nació, justamente, en el edificio del primer negocio familiar de la Plaza las Palmeras y toda su vida ha estado relacionada con la hostelería. Pero antes de todo esto, Juan Ramón sentía pasión por el fútbol y cuajaba una prometedora trayectoria que se truncó al sufrir una grave lesión de rodilla que lo apartó definitivamente del fútbol.