Actualizado
miércoles, 19 septiembre 2018
10:02
h
URGENTE

Innovar desde la tradición

Más de mil trabajadores se afanan, cada día, en acercar la filosofía de la empresa a sus proveedores y clientes, para quienes esta firma de origen iliturgitano se ha convertido en todo un referente de su sector

Siempre hay un lugar en la cumbre para el hombre valiente y esforzado”. Lo dijo un ensayista escocés del siglo XIX, Thomas Carlyle, que murió cincuenta y cinco años antes de que en tierras quijotescas de Castilla-La Mancha, en Santa Cruz de Mudela, viese la luz uno de esos seres predestinados a la perseverancia, el trabajo incansable y, en consecuencia, el éxito en su profesión. Se llamaba Luis Piña Núñez, un “rey Midas” nacido en plena Guerra Civil española, cuando acceder a los alimentos suponía toda una aventura, y que —quién sabe si impulsado por la memoria de aquellos tiempos difíciles—, dedicó su vida a escalar, sortear obstáculos y, paso a paso, alcanzar la cima más alta en lo suyo.

“Empezó de la nada, con un pequeño almacén de veinte metros cuadrados”, aporta Luis Miguel Piña León, uno de los hijos del fundador —fallecido en 2015—, además de director general de la empresa desde la desaparición de la figura paterna, y añade: “Nuestro padre venía de una familia muy humilde de panaderos, era el mayor de cuatro hermanos y tuvo que buscarse la vida muy pronto”. Hábil y despierto, Piña Núñez peleó por abrirse camino en la vida y, en 1962, recaló en Andújar por motivos laborales: “Era una suerte de comercial de un almacén manchego de coloniales, cuyos productos vendía”. Así, la ciudad iliturgitana tenía el privilegio de acoger no solo a uno de los más ilustres de sus ciudadanos —en 2005 fue condecorado con la Medalla de Andalucía—, sino también la primera piedra de lo que, tiempo después, se convertiría en la realidad empresarial que es hoy día: “Empezó de la nada, con un pequeño almacén de veinte metros cuadrados”, rememora el director general del Grupo Piña, que celebra “la ética y la seriedad” que su padre imprimió siempre a su labor profesional: “Se jubiló, oficialmente, en 1997 o 1998, y su ejemplo, para nosotros, ha sido muy grande; por ello, colaboramos con instituciones y procuramos revertir a la sociedad todo lo que nos ha dado, a través de asociaciones de discapacitados, Cáritas, Cruz Roja... no solo en la provincia de Jaén, también en Córdoba y Ciudad Real”. No en vano, su labor solidaria ya ha merecido reconocimiento”.

Una dedicación que ha derivado, a base de trabajo, en una firma que, a día de hoy, ocupa el tercer puesto de su ámbito en el ranquin provincial, el trigésimo cuarto en el sectorial y el 1.078 en la “clasificación” nacional, con más de mil trabajadores en su nómina —un 80 por ciento de ellos con contrato indefinido— y una clara vocación vertebradora, que hace evidente su presencia en treinta y cinco de los noventa y siete de la provincia, con lo que eso supone de fijación poblacional a sus territorios.

Con Luis Miguel Piña trabajan sus hermanos Gustavo, director de Recursos Humanos, y Alberto, que se ocupa del área comercial. Juntos capitanean este gran buque insignia de la distribución alimentaria que, desde su plataforma logística iliturgitana —sobre la que planean inminentes proyectos de ampliación— genera alrededor de 148 millones de euros anuales. Supermercados, cash and carry, hipermercados...

Grupo Piña avanza, consciente de que la economía “va mejor” pero sin lanzar cohetes, después de unos años complejos para el sector, a los que la entidad originaria de Andújar —presente ya en Córdoba y en Ciudad Real— no ha sido ajena: “La crisis nos afectó como a muchas otras empresas, así que tuvimos que ajustarnos lo máximo posible en gastos y ser eficientes y rápidos en la logística; ahora es el momento de crecer, creemos que hemos hecho nuestros deberes”, reconoce Piña.

Unas tareas de “cum laude”, a tenor de su reconocimiento como Jiennense del Año 2017 en la modalidad de Empresa, concedido por Diario JAÉN, que certifica la gran trayectoria de Grupo Piña, su apuesta por una filosofía cotidiana que no renuncia al tratamiento personalizado con el cliente y, al mismo tiempo, avala un futuro pleno de proyectos, paralelos a los avances tecnológicos y a las nuevas formas de operar por parte de quienes, a diario, apuestan por una empresa de confianza.

“lo que hacen por jaén es magnífico”