Actualizado
domingo, 18 noviembre 2018
17:40
h
URGENTE

En las tierras del ajo negro

El jamilenudo Fermín García Barranco satisface sus ansias viajeras en Zagreb, donde reside desde hace apenas un mes con una beca Erasmus. No se olvida de su pueblo, pero tiene claro que la experiencia merece la pena

La provincia de Jaén tiene un “cónsul” temporal en Zagreb, la capital de Croacia. Allí, precisamente donde una variedad de ajo —el negro— triunfa en las mesas de los restaurantes, vive desde el pasado mes de septiembre Fermín García Barranco, un estudiante de Derecho nacido hace veintidós años nada más y nada menos que en Jamilena, ese precioso municipio de la comarca metropolitana jiennense donde los vampiros no tienen futuro, de tanto y tan bueno como es el ajo que sale a borbotones de sus entrañas para añadirle su “terrenal fragancia” —escribió Neruda— a lo que toca.

Estudiante en la Universidad de Jaén, donde se prepara para convertirse en un buen abogado “especializado en los ámbitos civil, penal o matrimonial”, García se convirtió, hace apenas un mes, en todo un Erasmus y dio así rienda suelta a su afición de trotamundos: “Desde siempre he sido una persona a la que le ha gustado mucho viajar, y desde que era pequeño tenía claro que, aunque en mi pueblo era feliz, no era mi sitio”, asegura. Dicho y hecho. El segundo curso del Grado de Derecho se le presentó no solo como un cúmulo de troncales y optativas que superar sino, también, como la puerta de salida a través de la que arribar en nuevos puertos. Pidió la beca y “ale hop”: Zagreb le abrió sus lejanísimos brazos.

Casi 2.400 kilómetros lo separan ahora de su Jamilena natal, que, reconoce, recuerda cada día: “Echo mucho de menos a mi familia y a mis amigos, pasar unos días con mis padres con la tranquilidad del que vive en casa aunque, al mismo tiempo, no me gustaría volver definitivamente, por lo menos ahora”, confiesa el Erasmus. Lo hará, inevitablemente, porque aquí, en la UJA, le espera cuanto le resta de carrera para alcanzar un puesto en la abogacía pero, como él mismo manifiesta: “Todavía queda mucho tiempo para eso, esto solo acaba de empezar”. Ahora toca vivir la experiencia, enriquecerse y tener cargado el móvil para formar un buen álbum fotográfico de su paso por la capital croata. Una ciudad que, afirma, “no es muy grande, pero en la que la vida es muy distinta”.

Y es que la agenda de Fermín García en las aulas de su nuevo lugar de residencia le dejan poco tiempo para la nostalgia: “Estás todo el tiempo ocupado y no piensas en lo fugaces que son los días aquí, cada cual más intenso” —la misma sensación que Albert Camus describió en “El extranjero”—, y añade: “Me atrevería a decir que tanto, que hasta las relaciones con la gente avanzan mucho más rápido de lo que deberían, llegando a querer a verdaderos desconocidos como si realmente fueran ‘hermanos”. Y eso que los los croatas se gastan un idioma que no es, precisamente, asequible: “Al llegar, no todo el mundo habla inglés. Por ejemplo, en los comedores de las residencias las camareras no hablan inglés, y es un poco difícil comunicarte con ellas, pero la mayor parte de la población de Zagreb domina el inglés, por lo que no es complicado establecer una conversación”, explica el jamilenudo, que si antes de llegar al país de Luka Modric se empapó de “todos los documentales habidos y por haber”, temeroso de “no poder encajar con la gente, eso a lo que todo el mundo le tiene miedo al principio, ahora lo tiene más que claro: “Pienso que he tomado la mejor decisión del mundo, y lo que temía se ha acabado convirtiendo en parte de mi vida”, concluye. Se puede decir más alto, pero no mejor. Croacia, bella y jovencísima, ha enamorado a un Fermín García incapaz de “traicionar” a Jamilena pero, eso sí, todo un ciudadano del mundo.

conocer la ciudad

Zagreb es la capital de Croacia y también la ciudad con más habitantes del joven país, ya que cuenta con algo más de 890.000 vecinos. Dividida en diecisiete distritos, su calidad capitalina hace que en su territorio se encuentren los edificios gubernamentales del Estado desde que, en el año 1991, Croacia se independizara de Yugoslavia.

La baña el río Sava, y su clima, oceánico, hace que sus estaciones sean extremas, algo parecido a lo que ocurre en Jaén, con veranos tórridos e inviernos gélidos que se alargan en el tiempo hasta prácticamente asumir el otoño y la primavera. En el ámbito empresarial destacan las firmas dedicadas a la fabricación de maquinaria, la producción de aparatos eléctricos, las empresas textiles y, también, otras dedicadas al procesado de alimentos. Una ciudad para conocerla, disfrutarla y vivirla a partes iguales.

para no aburrirse

Zagreb rezuma historia; no en vano, ya desde tiempos del imperio romano está constatada como asentamiento urbano. Por ello, y pese a ser la capital de un país reciente, con menos de tres décadas de existencia oficial, su plano cuenta con hitos notables que merece la pena conocer.

Ejemplos de este patrimonio cultural y monumental son su catedral, el mercado verde —activo desde 1926—, un interesante jardín botánico o el teatro nacional, acaso uno de los emblemas de la ciudad y del Estado, erigido a finales del siglo XIX. Parques como la Plaza Zrinski o el Maksimir son algunos de los pulmones verdes de Zagreb, que además ofrece a los aficionados a las compras un centro comercial —el Centar— de alrededor de diez mil metros cuadrados, o el mítico The Regent Esplanade, un hotel que ha alojado a grandes estrellas.

el mundo para conocerlo, pero españa y andalucía para establecerse
idcon=13560569;order=15

“Me gustaría vivir más experiencias fuera de España y, si pudiera ser posible, también fuera de Europa. Pero tengo claro que asentarme y desarrollar mi vida tranquilamente me gustaria que fuera en España, y si pudiera ser posible en Andalucía”. Este es el deseo de Fermín García Barranco, actualmente enfrascado en sus es tudios de Derecho con vistas a convertirse en un buen letrado en los ámbitos civil, penal o matrimonial. Sus ansias de conocer mundo, que arrastra desde que era pequeño, le hacen disfrutar al máximo de la experiencia que su paso por la Universidad le ofrece como becario Erasmus, que le permite ampliar horizontes, manejar nuevos idiomas y convivir con otras culturas. Pero Jamilena es mucha Jamilena, Jaén es mucho Jaén y Andalucía... Así que cuando tenga su título de abogado bajo el brazo y vista con toga y puñetas, la voz de Fermín García Barranco contendrá las resonancias de todos los lugares por los que ha pasado, pero su lengua cotidiana será la jiennense, la andaluza y la española.

en viena
idcon=13560575;order=17

Rodeado de amigos, Fermín García Barranco posa delante de uno de los edificios emblemáticos de la capital de Austria. El estudiante jamilenudo de Derecho se confiesa todo un viajero y, en cuanto tiene la más mínima oportunidad, se echa la mochila a la espalda y sale a conocer mundo. ¡Y mucho mejor si no lo hace solo!

“para un póster”
idcon=13560583;order=19

Los Lagos de Plitvice son el parque natural croata por excelencia y un verdadero paraíso, como muestra la fotografía, en la que García Barranco posa junto al agua pocos días después de llegar al país. Una riquísima flora y fauna puebla este idílico espacio, que rezuma serenidad incluso en esta foto, que parece para un póster.

entre erasmus
idcon=13560589;order=21

Quince días llevaba Fermín García en su nuevo destino cuando se reunió con sus amigos españoles que, como él, disfrutan de una beca Erasmus en tierras croatas. La celebración tuvo lugar en el Club Gallery y, si se tienen en cuenta las caras de satisfacción de los retratados, parece que lo pasaron realmente bien.

paisaje otoñal
idcon=13560595;order=23

Los alrededores de la Catedral de Zagreb ofrecen, estos días de otoño, un paisaje realmente bello. Los antiguos muros del templo mayor dedicado a la Asunción de la Virgen María —al igual que la Catedral jiennense— se remonta al siglo XIII y es uno de los emblemas de la ciudad, cuyas torres son visibles desde cualquier punto.