Actualizado
sábado, 21 octubre 2017
23:13
h
URGENTE

De sangre jiennense

En La Bobadilla, la entidad local de Alcaudete de la que emigró la familia del diputado de Esquerra Republicana de Cataluña, Gabriel Rufián, recuerdan sus veranos en Jaén y no dejan de sorprenderse del carácter independentista

Es uno de los políticos más conocidos del referéndum catalán. Sus intervenciones en el Congreso de los Diputados suelen estar cargadas de polémica. Se trata del joven diputado de Esquerra Republicana de Cataluña, Gabriel Rufián. La voz del independentismo catalán tiene raíces jiennenses como ha aclamado en su numerosas intervenciones: “Soy hijo y nieto de andaluces que llegaron a Cataluña hace 55 años desde Jaén y Granada, soy lo que llaman un charnego y soy independentista. He aquí su derrota y he aquí nuestra victoria”. Rufián tiene orígenes jiennenses. Sus abuelos paternos eran de La Bobadilla. Se llamaban Juan Rufián Cano y María Pérez Salazar. En esta entidad local autónoma de Alcaudete, el joven diputado pasó sus meses de verano de la adolescencia, cuyos vecinos conocen y relatan el lado más desconocido de Rufián.

Cuando Gabriel Rufián veraneaba en La Bobadilla “era un chico normal”, recuerdan los habitantes de esta ELA de apenas un millar de habitantes, que durante los meses estivales se convierte en el regreso de decenas de familias que en su día emigraron hacia Barcelona y Madrid. A lo largo del resto del año, como en esta cálida tarde de septiembre, yace la tranquilidad entre sus calles. Los vecinos aprovechan en la acera los últimos rayos de sol de la jornada. Otros juegan a las partidas del dominó en el hogar del jubilado y recuerdan, al preguntarle, los veranos de Gabriel Rufián en el pueblo. Hacía cosas propias de su mocedad. Salía con los amigos del pueblo y se quedaba hasta altas horas de la noche en la zona de La Fuente, a las afueras de la entidad. Un vecino de La Bobadilla que tenía amistad con el hoy diputado de ERC asegura que nunca hablaba de política. “Éramos jóvenes y las conversaciones no giraban sobre estos asuntos. Seguro que tendría sus ideas, pero en aquella época nos interesábamos más por las salidas, que por esos asuntos”, dice. El actual alcalde socialista de La Bobadilla, Manuel Latorre, era un chaval cuando el joven veraneaba en el pueblo. Ambos pertenecían al mismo grupo de amigos. De aquellos agostos hace unos quince años. Cada mes de agosto, Gabriel Rufián como otros tantos jóvenes de padres emigrantes, retornaba, con frecuencia a sus orígenes por vacaciones. Tres lustros después, los vecinos mientras toman el fresco en la plaza de La Bobadilla aún lo recuerdan. Con reticencia prefieren no opinar acerca de la familia Gabriel Rufián, a la que califican de trabajadora y “buena gente”. “A su abuela se la conocía como María la de Los Borregueros y a su abuelo lo apodaban Juan el de la Frasca”, asegura un bobadillero, que relata que tuvieron cuatro hijos y a principios de la década de los sesenta decidieron emigrar a Cataluña en busca de trabajo. “Vivían en un cortijo detrás del cementerio. Huyeron del hambre y llegaron hasta Santa Coloma de Gramanet. Allí el abuelo encontró trabajo en la construcción”, explica. En Cataluña crecieron sus cuatro hijos Purificación, Juan, Rafael y Antonio. Este último es el padre del actual diputado de ERC, que quiere llevar a Cataluña a la independencia. “Formo parte de esa generación que se ha criado con los abuelos porque mis padres trabajaban muchísimo. Mis abuelos paternos son de La Bobadilla, de Alcaudete. Ahí tengo mis orígenes y recuerdo muchos veranos allí. Pero no soy el único. Me crié en Santa Coloma de Gramanet, que está lleno de jiennenses”, relató el propio Gabriel Rufián, durante uno de sus discursos.

A la voz del independentismo catalán republicano todavía le quedan muchos vínculos por tierras jiennenses. Cuenta con una amplia familia que se reparte por algunos municipios de la Sierra Sur. “Tengo contacto habitual con ellos. Me queda allí mucha gente”, aseguró el propio Rufián. En La Bobadilla, donde gobierna el Partido Socialista, aún quedan apellidos Rufián, algunos de los cuales son familiares del dirigente de Esquerra Republicana. Es aquí en el pueblo que vio nacer a sus abuelos, donde Gabriel Rufián se ha convertido estos días en la comidilla de las conversaciones. Hoy, en este día clave, aún nadie se explica cómo este joven de abuelos jiennenses, quiere independizarse de la tierra en la que nacieron sus antepasados.

No es el único político con ideas independentistas con raíces andaluzas en una tierra en la que habitan más de cien mil jiennenses. El propio presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, tiene orígenes de La Carolina. Su abuela Manuela Ruiz Toledo era natural de este municipio jiennense. La carolinense era hija de mineros procedentes de la provincia de Almería. Una mujer que el president no llegó a conocer, porque murió recién acabada la Guerra Civil, pero que su madre siempre le transmitió sus valores. Recientemente, los alcaldes de Arquillos, Miguel Ángel Manrique; Guarromán, Alberto Rubio, y Carboneros, Domingo Bonillo, además de la alcaldesa de La Carolina, Yolanda Reche, fueron recibidos por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en Cataluña, y le hicieron entrega de la partida de nacimiento de su abuela, que llegó a tierras catalanas en el primer tercio del siglo XX.

De Joaquina Toledo y José Valdivia, de orígenes almerienses, nació Manuela, la abuela materna del president. Corría el año 1905, fecha en el pueblo de las Nuevas Poblaciones cumplía 138 años. En esa época el municipio fundado por Carlos III era fuente de trabajo minero, hasta convertirse en el mayor productor de plomo del mundo. Poco después, la “burbuja” decayó y la familia de Manuela, que residió en la plaza de la Aduana de La Carolina, como muchas otras, abandonaron el distrito de La Carolina y partieron hacia Cataluña, en busca de una vida mejor. Entonces la joven tenía diez años. La idea de entregar la partida de nacimiento al president partió de la alcaldesa de La Carolina, Yolanda Reche, quien decidió entregarle este regalo al líder catalán durante el acto que celebraron con motivo del 250 aniversario de las Nuevas Poblaciones en Valls, una tierra en la que residen más de 1.200 vecinos nacidos en las Nuevas Poblaciones. En Cataluña compartieron mesa y mantel con empresarios, con emigrantes de raíces andaluzas y hasta con el mismísimo president de la Generalitat, Carles Puigdemont. Según relata la regidora, el president se emocionó al tener entre sus manos y leer detenidamente la partida de nacimiento de su abuela. Aseguró a la alcaldesa que tiene pendiente una visita a municipio jiennense. Carles Puigdemont, un líder de pasión catalana y sangre jiennense.

Gabriel rufián pasaba los sus veranos de su infancia en la bobadilla

Puigdemont recibió la partida de su abuela de la carolina

Otra Jaén catalana
idcon=12964383;order=19

Según los datos del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía en la mano, en Cataluña residen más de 110.900 jiennenses, casi los mismos que habitan en la capital., andaluces que un día se marcharon en busca de un futuro mejor y que han visto en Cataluña su tierra de adopción Todo ello sin contar a todos aquellos catalanes que tienen familiares directos con la provincia. ¿A favor o en contra del referéndum? Son muchos los andaluces y nacidos en Jaén que han mostrado su indignación por la votación que alcanza hoy su día clave. Otros defienden la causa y justifican el proceso en el descontento y el hartazgo general de la sociedad.

Velar por la seguridad

Unos veinte agentes de la Guardia Civil de la provincia de Jaén han viajado rumbo a Cataluña como parte del dispositivo que ha puesto en marcha el Ministerio del Interior con vistas a la convocatoria ilegal del referéndum de hoy, que ha sido suspendida por el Tribunal Constitucional. El objetivo de la progresiva llegada de estos agentes es contribuir a las instrucciones de la justicia para tratar de impedir la celebración del referéndum, buscar las urnas en caso de que existan y requisar papeletas, entre otros efectos. También proteger instituciones oficiales y preservar el orden público en caso de que fuera necesario.

Así supo de sus raíces
idcon=12964403;order=24

Hasta hace unos meses, el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, desconocía que sus orígenes eran andaluces. Fueron los alcaldes de las Nuevas Poblaciones los que sorprendieron al catalán con la partida de nacimiento de su abuela, Manuela Ruiz. Ella había nacido en La Carolina, un hecho totalmente accidental, tal y como indicó la alcaldesa Yolanda Reche. Y es que la familia provenía de Almería y emigraron hasta Jaén para trabajar en los años pujantes de la minería. Cuando el negocio cayó pusieron rumbo a Cataluña y allí pasaron la mayoría de sus años de vida hasta nacer el descendiente Puigdemont.

Fuero catalán

De la misma tierra en la que nació la abuela de Carles Puigdemont partieron miles de jiennenses hacia Cataluña. Concretamente, muchos de ellos se instalaron en la zona de Valls, conocida a como las Nuevas Poblaciones Catalanas. Se trata de un municipio, de poco más de 24.000 habitantes, en el que están censadas 1.200 personas que proceden de alguno de los 15 municipios de la colonización de 1767. Hay que tener en cuenta que en esta zona norte jiennense, que llegó a ser muy independiente, se instalaron fábricas que construyeron catalanes que, después, tuvieron que regresar posteriormente a su tierra.