Actualizado
jueves, 18 octubre 2018
21:55
h
URGENTE

Abrir paso a lo digital

En las últimas décadas la vida de los niños ha cambiado y evolucionado de forma muy notable y una de las mejores maneras de comprobarlo es a través de sus juguetes favoritos que poco tienen que ver con los de antaño.
Ver comentarios
|
07/01/2018

H oras dedicadas al juguete favorito, meses de desesperación y dura espera hasta que los Reyes Magos venían con el regalo que tanto se ansia. Melchor, Gaspar y Baltasar llevan años con un compromiso que se repite cada madrugada del 6 de enero y que, durante todos estos años, ha tenido una característica común, la ilusión que, generación tras generación, siempre es la misma. Pero si se echa la vista atrás, esos deseos que se materializaban en juguetes que marcaban toda una vida, han sufrido un gran cambio, una señal de las múltiples diferencias de los niños de ahora y los de antes. Atrás quedaron las muñecas de trapo, los tamagotchis y la ansiada Game Boy, que los Reyes Magos dejaban a los más afortunados. Ahora, en esta la que llaman era digital, las cartas que se envían a Oriente han cambiado mucho. Los expertos aseguran que los niños cada vez se interesan más por productos altamente sofisticados y están rodeados continuamente de tecnología desde una edad bien temprana. Viven junto a familiares que usan habitualmente su Smartphone, tableta, portátil o una consola para divertirse, algo que ratifican organismos como Anagrama Comunicación & Marketing, encargados de que la publicidad de los juguetes sea efectiva entre los más pequeños.

Antaño triunfaron juguetes como las Barriguitas de Famosa, que nacieron en 1969 como muñecas de pierna curva, o los Pinypon, que fueron otra marca mítica que se creó en 1977, Una década más tarde llegaron los Transformers, que salieron a la venta en 1984 de la mano de Hasbro. Juguetes que marcaron muchas infancias y que los más nostálgicos mantendrán guardados entre sus cajones como el barco pirata de Playmobil, que consiguió más de dieciséis millones de unidades, que ahora con los que guardan sus padres en el altillo como recuerdos especiales en sus vidas. O que decir de la deseada Nancy, que salió por primera vez a la venta en 1968 y que las más jóvenes tenían el sueño de poder peinar y pasear cada vez que llegaba el mes de enero. Hay que reconocer que algunos de esos juguetes siguen presentes en muchos hogares, como la mítica Barbie, que es, actualmente, uno de los juguetes más vendidos y reconocibles, o los míticos juegos de mesa como ¿Quién es quién? o el Primero de la clase, o los tebeos que tantos buenos ratos hicieron pasar a los niños del siglo pasado, pero lo cierto es que todos han modificado su aspecto a lo largo de los años.

Y es que los jóvenes de ahora son diferentes a los de antes. Las casitas, los scalextric, los bebés, las princesas o los instrumentos musicales aparecen en las revistas de juguetes de cada año, pero estos han dado paso a novedosos regalos que forman parte de las nuevas formas de entretenimiento. Estos son los aparatos digitales: ordenadores, tabletas, la Wii, la - y el regalo por excelencia, el móvil, son elementos que forman parte de los regalos de los llamados nativos digitales y sus formas de entretenerse. Una evolución más que notable que para algunos abre las puertas a una generación imparable mientras que, otros muchos suspiran nostálgicos para asegurar que cualquier tiempo pasado fue mejor.

Hay juguetes tradicionales que mantienen su demanda pero más sofisticados