Actualizado
martes, 14 agosto 2018
10:56
h
URGENTE

Voluntad de salvar el máximo de viviendas en Los Puentes

Los vecinos se reúnen, tras seis años, con el Ayuntamiento y la Subdelegación
Ver comentarios
  • TRABAJO. Responsables de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, con el alcalde, conversan con los representantes vecinales.
    TRABAJO. Responsables de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, con el alcalde, conversan con los representantes vecinales.

Tantos años de espera no sirvieron para aportar soluciones inmediatas, pero sí, al menos, hay satisfacción entre los vecinos por las ganas de trabajar en la mejor de las fórmulas posibles para terminar con los problemas de las inundaciones en la zona de Los Puentes sin generalizar las demoliciones. En 2006, se aprobó un protocolo para impulsar medidas que salven el máximo de viviendas en estos residenciales, dotándolas de todos sus servicios. En 2012, se celebró la última de las mesas de trabajo, hasta la de ayer. Los representantes de los propietarios, unidos en torno a una unidad de gestión vecinal que preside Alberto Castro, querían conocer por boca de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir cuál es la situación real de estos inmuebles, una vez que ya está terminada el mapa de inundaciones, el documento técnico que sirve para prever esta posibilidad, con un horizonte de hasta 500 años. Ayer, lo consiguieron y, al menos, ya está clara para ellos el espacio imprescindible que tiene que reservarse para el dominio público y el que corresponde a la denominada zona de flujo preferente, por la que pasaría el agua en una hipotética crecida. “Nadie puso encima de la mesa la cifra de 111 viviendas que se supone que tienen que derribarse”, aclaró Castro, en relación al número que aportó la subdelegada del Gobierno, Francisca Molina. Castro, de hecho, se mostró tranquilo a tenor de lo ocurrido tras las últimas lluvias de abril y mayo, cuando, gracias a la limpieza de los cauces y a algunas acciones concretas no creció el agua ni hubo desalojos. Este ejemplo de base para crear una próxima comisión de trabajo, en la que aprobarán medidas concretas destinadas a reducir, al máximo, las zonas inundables, sin necesidad de acometer “imposibles” como desviar los ríos.

La subdelegada informó de que, una vez que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir determinó los mapas de peligrosidad y riesgos, en sus palabras, se conocen “con exactitud cuáles son las zonas inundables y los daños potenciales que una inundación puede causar a la población contando con tres escenarios de probabilidad: alta, media y baja”. Toda la información, como apostilló, está a disposición de los interesados, a los que atienden los técnicos a los que felicitó la representante del Gobierno.

Por su parte, el alcalde de Jaén, Javier Márquez, consideró que se da un paso más que, a su juicio, es fundamental, para continuar con los trabajos para la regularización de las viviendas, una labor que, según él, comenzó a ser una realidad con el nuevo PGOU, que sentó las bases para el proceso. En la mesa estuvieron presentes el comisario de Aguas, Alejandro Rodríguez;, el ingeniero Jefe de la Confederación en Jaén, José Martín, técnicos y responsables del Órgano de Cuenca, con el fin de aunar esfuerzos y mantener distintos puntos en común entre las dos administraciones. Aunque con retraso, la reunión llega después de que la zona de los Los Puentes fuera objeto de obras de mejora de desagüe y para alejar los peligros de inundación en El Pago Juan Ramos, Vega de la Reina, El Realejo, Puente Jontoya, Guadalbullón y en el Puente Tablas, entre otros residenciales. En adelante, como se apuntó en el encuentro, habrá más acciones de este tipo, en consenso con los representantes de los propietarios de la zona. Los vecinos, por su parte, confían en que la Junta se sume a estas comisiones técnicas y políticas.