Actualizado
viernes, 15 diciembre 2017
19:23
h
URGENTE

Vecinos de La Alameda reclaman limpieza en solares

Ver comentarios
|
19/06/2017

El PSOE reclama al alcalde, Javier Márquez, la urgente limpieza y desbroce de las laderas en el entorno de La Alameda para que garantice a los vecinos la seguridad frente a los incendios.

El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Jaén, Manolo Fernández, acompañado de la concejala María Isabel Lorite, ha visitado los barrancos de la calle Agustina de Aragón a petición de los vecinos, inquietos tras el incendio que afectó en días pasados a una parte de este barranco y que alcanzó incluso una estación eléctrica y algunas viviendas. La rápida actuación de los bomberos evitó que hubiera daños de importancia pero los vecinos “viven con el susto en el cuerpo” porque el fuego quedó a un paso de sus casas y sus coches”, dice el portavoz. Los residentes han explicado que la abundante broza de las laderas es además un refugio perfecto para ratas y serpientes y un punto donde se acumula gran cantidad de basura.

“Queremos que con la misma rapidez que el alcalde salió a anunciar la publicación de este bando pidiendo la limpieza de solares a los demás, particulares u otras administraciones, se aplique el cuento y comience también a intervenir en los suyos propios. El verano son dos días y o no hay planificación de por dónde comenzar a actuar o como siempre, los anuncios en palabras se quedan”, dice Fernández. El dirigente afirma que “ya vamos tarde para hacer labores preventivas en todos los solares de la ciudad, pero no hay que ser muy listo para saber que todos los veranos hay varios puntos recurrentes donde se producen fuegos y que además son delicados por la cercanía de viviendas o de carreteras y calles importantes. Para esto no hace falta un bando, sino ponerse manos a obra con el personal de Mantenimiento Urbano y todo el que se pueda reunir con cargo a planes de empleo de la Junta”. Fernández señala que siempre será mejor un desbroce tardío antes que ver a los bomberos actuar para extinguir un incendio.

Por su parte, Antonio Ortega, vecino de la zona, ha criticado que el PP ignore sistemáticamente todas las peticiones y advertencias de riesgo de incendios que les han hecho llegar por escrito con respecto al estado de limpieza de estas laderas a medio camino entre La Alameda y la Ronda Sur. “Y les hemos mandado unos cuantos escritos, con lo que enterados están. Al final, nada de nada”, asegura. “Nos sentimos impotentes el otro día viendo como el fuego subía por el barranco hacia la calle”, recuerda y destaca el esfuerzo que los bomberos pusieron para poder acceder a los solares desde la carretera y poder extinguir las llamas, cuenta. En los barrancos de la zona hay además pinos, palmeras, higueras, chumberas, cactus de gran tamaño que crecen sin control y que son un añadido más a la situación de riesgo en verano.

El trabajo a medias de Aqualia

Los vecinos reclaman además al Ayuntamiento que termine la labor de canalización de las aguas fecales que siguen discurriendo libres por el barranco provocando malos olores y la presencia de ratas y otros animales en la zona, un trabajo que el PSOE ha reclamado en varias ocasiones. “Vinieron de Aqualia después de quejarnos por todos los medios y denunciar la insalubridad de la zona, hicieron una chapuza en dos metros y las aguas fecales siguen libres a un paso de la calle, cuando deberían haber hecho un gran colector que las bajase al final del barranco y conectase con las tuberías generales de saneamiento que están junto a la carretera. Esto no se puede calificar ni de obra”, explica.

Para Manolo Fernández al PP “su improvisación y su falta de planificación con el mantenimiento de los barrios hace que se le acumule el trabajo”. Así recuerda que junto con los vecinos de La Alameda, los del Bulevar y los de Loma del Royo siguen esperando una solución a los problemas de vertidos provocados por la ausencia o la rotura de colectores de aguas fecales. En el caso de los residentes de Loma del Royo hay incluso serias advertencias de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, de la necesidad de dar urgente solución a los problemas de saneamiento, por la salubridad de los vecinos y las afecciones que están produciendo a sus viviendas.