Actualizado
viernes, 21 septiembre 2018
08:31
h
URGENTE

Unidos “Bajo la misma estrella”

Adolescentes que han superado la enfermedad comparten experiencias con alumnos de otros institutos

La labor que realiza ALES para la sensibilización de la sociedad frente al cáncer infantil es imparable. La última cita celebrada tuvo como principales protagonistas al grupo de adolescentes que han superado la enfermedad, que llevan por título “Bajo la misma estrella”. “Lo que pretendemos con ellos es que los jóvenes sean más independientes de sus padres, hacia los que sienten un fuerte arraigo durante la enfermedad. En un principio lo enfocamos como encuentros entre los pacientes y sus propios hermanos, para que convivieran entre ellos y compartieran experiencias, y ahora lo hemos abierto a otros jóvenes con edades similares. Y la verdad es que está dando muy buenos resultados”, explica el presidente de ALES, Juan Galera. Así, el “Jardín de los Sueños”, acogió el segundo encuentro de ocho adolescentes “Bajo la misma estrella” con 23 alumnos de los cursos de tercero y cuarto de la ESO del instituto Alhajar de Pegalajar, que estuvieron acompañados por su profesora de Lengua y Literatura, Manoli Fernández.

“En estos encuentros, aparte de compartir momentos únicos entre ellos, se trabaja a nivel emocional a través de diversas dinámicas, gracias a sus coordinadores, Ana María Moreno, que es psicóloga de la asociación, y Juanjo Morales, voluntario y colaborador en este programa junto al equipo de tres voluntarios que también participan en estos encuentros”, subraya Galera. Así, aparte de varias dinámicas para conocerse, como son los encuentros a través de objetos, y para trabajar las emociones, como la creación de un diccionario propio de emociones, el grupo de adolescentes “Bajo la misma estrella” les presentaron la asociación bajo su punto de vista, además de su propias experiencias: “La verdad es que fue muy gratificante ver cómo hablaban de la enfermedad y del colectivo. Y este tipo de iniciativas reafirman que no se trata más que de adolescentes normales, y que, por lo tanto, les gustan las mismas cosas que al resto. Un encuentro importante porque, si por ejemplo ven en alguna situación a algún amigo que padece esta enfermedad, que no tengan miedo a preguntar cómo está, y a tratarlo con la máxima naturalidad del mundo, tal y cómo lo hacía antes del diagnóstico”.

Un encuentro, también, que a ellos mismos les permite ser conscientes de la importancia de que se dé la información adecuada y de sensibilizar a la sociedad empezando por su grupo de iguales. “Nuestra intención es continuar con este tipo de iniciativas junto a los institutos con los que estemos en contacto. Porque pensamos que es una visión que puede contribuir, de una forma amena y simpática, a concienciar a los jóvenes”, concluye Galera.