Actualizado
domingo, 09 diciembre 2018
21:40
h
URGENTE

Unas clases de lo más originales

El “Cándido Nogales” trabaja el aprendizaje basado en proyectos, en este caso sobre el universo
Ver comentarios

El colegio Cándido Nogales se sumó el año pasado a una de las corrientes pedagógicas más innovadoras en la actualidad, que es el aprendizaje basado en proyectos. “Lo que planteamos a través de esta iniciativa son temáticas que gustan y motivan a los niños, y a través de ellas trabajamos las diferentes materias. El año pasado, que fue el primero que lo pusimos en marcha, trabajamos sobre la prehistoria, y en este caso hemos elegido el universo”, manifiesta uno de los profesores del centro, Rafael Alemán.

Un cambio radical en la metodología de aprendizaje clásica. Y es que, de esta forma, todos los contenidos de las diferentes asignaturas se adaptan a la temática que se plantea. En esta ocasión el cosmos, que en un principio, según explica, tan solo se iba a trabajar durante el primer trimestre del año. “Pero al ver la aceptación que entre los niños y los propios profesores está teniendo este tema, hemos planteado la posibilidad de extenderlo otros tres meses más”, argumenta. Y es que en el caso de los docentes, más que exponer las diferentes materias a los estudiantes en las clases, sirven de guía en el aprendizaje de los pequeños, que se sienten más motivados y que también en este caso trabajan de una forma más grupal, a través de metodologías diferentes y más dinámicas.

En concreto, el proyecto tiene la denominación de “Space Oddisey”, y dentro de la iniciativa durante esta semana tres cursos de segundo de Primaria visitaron la Universidad de Jaén. Allí, el catedrático de Astrofísica y Astronomía, Josep Martí, ofreció una conferencia de lo más amena sobre la temática, que despertó aún más la curiosidad del alumnado en vista de la cantidad de preguntas que le realizaron al término de la charla. También conocieron los movimientos de la tierra a través de una maqueta y un espectógrafo, y visionaron un vídeo sobre la construcción del observatorio de La Palma, en la que colaboró la UJA con el diseño de la torre de acceso al prototipo del telescopio de gran tamaño. Además, tanto los profesores como los alumnos recibieron unos diplomas que les hicieron especial ilusión, puesto que a través de ellos les nombraron miembros honoríficos de la Agencia de Exploradores del Universo. “Son actividades muy interesantes, y que dan una perspectiva distinta a las clásicas metodologías”, explica Alemán.