Actualizado
lunes, 19 noviembre 2018
17:27
h
URGENTE
  • 1984. Preciosa imagen de Santa Catalina de Alejandría portada por sus anderos en su llegada al patio de armas del Castillo.
    1984. Preciosa imagen de Santa Catalina de Alejandría portada por sus anderos en su llegada al patio
    de armas del Castillo.

Solo una vez al año, Jaén mira al Cerro de Santa Catalina de Alejandría. Hoy, 25 de noviembre, la ciudad se vuelca con su patrona en una tradición que está más viva que nunca. Las faldas del Castillo se llenarán de familias y amigos dispuestos a disfrutar de un día de campo... si es que el agua lo permite. Y es que las predicciones anuncian que hay un alto porcentaje de que se produzcan precipitaciones. A pesar de la lluvia, no hay otra jornada similar para los jiennenses. Se trata del día en que se celebra la romería en honor de la patrona de la ciudad. Una ancestral costumbre que se ha conservado de generación en generación, que pasó de padres a hijos y en la que centenares de jiennenses suben hasta el cerro para comer y descansar entre los pinos.

La fiesta hunde sus raíces en lo más profundo del alma colectiva de esta tierra del Santo Reino. No en vano, en este 2016 se cumple el 770 aniversario de la proclamación de Santa Catalina como patrona de Jaén. Ahí es nada. A su historia une el carácter popular de una celebración que tiene sus sorprendentes singularidades, como el precioso entorno natural o la costumbre de asar y degustar sardinas.

La cofradía, que fue refundada en 1964, ha trabajado en las últimas décadas para que el esplendor de esta tradición vaya a más año tras año. La procesión de la santa comenzará alrededor de las diez de la mañana, desde su sede canónica, la iglesia de La Inmaculada y de San Pedro Pascual. Veinte anderos portarán a hombros la venerada imagen en un cortejo compuesto por más de 400 personas. El recorrido, que fue modificado hace unos años para dar más realce y dignidad al desfile, vuelve a tomar el camino del barrio de El Almendral. Habrá parada en la hornacina de la Santa antes de enfilar el paso del puente —uno de los momentos más emotivos— y afrontar la dura subida final al castillo. La imagen, que es Hija Adoptiva de la Ciudad, también lucirá la Medalla de Oro de Jaén, que le fue concedida en 2014. Alrededor de las doce y media de la mañana está prevista la ceremonia litúrgica en el Patio de Armas, con la que se conmemora esta tradición medieval. Para entonces, y si el tiempo lo permite, el cerro de Santa Catalina ya estará lleno de jiennenses que, a la lumbre, degustarán las típicas sardinas asadas, una buenas migas o un arroz; ricas viandas aderezadas con cerveza y vino de la tierra.

Para que todo salga a pedir de boca, el Ayuntamiento pone en marcha un importante dispositivo de seguridad y vigilancia, formado por más de 50 personas entre agentes de Policía Local y voluntarios de Protección Civil. Por primera vez, además, participará la recién creada Unidad Canina, que desplazará dos perros especializados en el rastreo y búsqueda de personas desaparecidas. La Concejalía de Tráfico recuerda que la circulación estará cortada a los vehículos desde la Carretera de Circunvalación y solo podrán acceder los residentes de la zona y los vehículos que se dirijan al Neveral y al Parador. Además, estará prohibido el aparcamiento en la carreteras de acceso. También habrá autobuses gratuitos que partirán desde la Plaza Jaén por la Paz y la calle Fuente del Alamillo.