Actualizado
jueves, 21 septiembre 2017
13:13
h
URGENTE

Una gran experiencia vital

Seis alumnos del “Santa Catalina de Alejandría” se forman en los Países Bajos
Ver comentarios

Los programas de Erasmus han supuesto, en los últimos años, una gran oportunidad para que el alumnado conozca la forma de vida, educación, cultura y costumbres de los países en los que se desarrollan los intercambios. Ahora, en el caso de, por ejemplo, el puesto en marcha por el Instituto de Enseñanza Secundaria Santa Catalina de Alejandría de Jaén, el Erasmus+ sobre Alta Tecnología, va un paso más allá: “Con actividades relacionadas con el sector pretendemos que los alumnos vean como normal en la clase lo que ya lo es en las calles —la robótica o los drones—, que en principio están ajenos a los programas de estudios”, explica el coordinador del proyecto, Alfonso Sancho.

Un programa que, coordinado por el centro jiennense, integra a otros cuatro europeos del Reino Unido, Italia, los Países Bajos y Turquía, y que se desarrolla durante dos cursos académicos con un presupuesto de más de cien mil euros. Los preparativos comenzaron en septiembre del pasado año y ya fue en enero cuando se inauguró oficialmente con un intercambio en el Santa Catalina de Alejandría. Entre otras cuestiones, los participantes conocieron el Centro Nacional de Aceleradores de Partículas (CNA) ubicado en Sevilla; participaron en investigaciones sobre el ADN en Granada y realizaron experimentos sobre robótica en el instituto y en la Universidad de Jaén. En una segunda fase, seis alumnos del centro participaron en la segunda semana de trabajo y actividades desarrollada en Oisterwijk, en los Países Bajos. En este caso, asistieron a talleres organizados por el 2College Durendael sobre los impresionantes diques holandeses del Delta Project o la construcción sostenible en la Universidad de Delft, a la vez que tuvieron la oportunidad de visitar Breda, La Haya y Utrech. “Junto a las actividades internacionales, tenemos otras locales dentro del instituto, con excursiones o visitas que hacemos nosotros. Así, los alumnos de cuarto visitarán la semana que viene el CNA y conocerán el funcionamiento de los TAC (Tomografía Axial Computarizada) que se utilizan para las pruebas médicas”, indica Sancho.

El próximo intercambio llevará a los alumnos a un municipio cercano a Liverpool, donde realizarán, entre otras actividades, el corte láser, la impresión en 3D y el montaje de un dron que esperan poder volar. “Después iremos a Roma, donde experimentaremos con la restauración de obras de arte a través de elementos de alta tecnología”, dice el coordinador.

Una experiencia que considera fundamental no solo para los alumnos, sino también para el claustro de profesores, cuya colaboración es fundamental: “Animo a todos los que puedan a que participen en el Erasmus+ porque merece la pena. Al igual que Europa, a pesar de que ahora que tiene tan mala opinión, como una gran generadora de progreso e ilusión”.