Actualizado
viernes, 16 noviembre 2018
20:08
h
URGENTE

“La vejez influirá en toda la economía”

Jérôme Pigniez
Ver comentarios
|
01/08/2018
Presidente de SilverEco.fr y experto en el campo de la tecnología para la autonomía personal, la gerontotecnología y la Economía de Plata, abrirá con su ponencia la primera jornada del II Congreso de Envejecimiento y Dependencia de los días 26 y 27 de septiembre en Jaén. Adelanta alguno de los temas que se tratarán en esa importante cita

—¿Qué es la economía de plata?

—Consiste en el conjunto de productos y servicios que ofrecen soluciones a la transición demográfica planetaria que estamos viviendo en la actualidad. Francia, España, toda Europa y el mundo entero están envejeciendo. Entre 2015 y 2050, la proporción de la población mundial con más de 60 años pasará de 900 millones a 2.000 millones de personas, lo que significa un aumento del 12% al 22% del total de la población mundial. El aumento de nuestra esperanza de vida es una verdadera suerte, dado que hoy en día envejecemos mucho mejor, con más salud. En este cambio demográfico global, los productos y servicios deben adaptarse para responder a las necesidades del mercado de las personas mayores. Esta necesidad de cambio es ignorada por muchos segmentos de mercado potenciales incluso ahora, a pesar del fuerte impulso que la Economía de Plata está viviendo, presente en todos los sectores de actividad económica. No hay ningún sector económico que el día de mañana no se vea influido por el envejecimiento demográfico.

—¿El envejecimiento de la población causa siempre un impacto negativo en la economía de los países o también ofrece oportunidades importantes?

—Desafortunadamente, la percepción del envejecimiento de la población siempre ha tenido un impacto negativo en la economía. Tradicionalmente, se consideraba la vejez como una enfermedad; los que utilizan este concepto suelen hacer referencia al gasto social y sanitario que esta conlleva y no a las posibilidades de crecimiento y desarrollo económico. Es por esta razón que se ha considerado el impacto económico negativo del envejecimiento por encima de sus fantásticas oportunidades de crecimiento económico. No todas las necesidades para las personas mayores están relacionadas con la sanidad y el gasto público. Envejecer no siempre significa estar enfermo o ser dependiente. Puede que haya una pérdida de autonomía progresiva, pero mucho antes de que esto suceda existe un amplio abanico de productos, servicios y soluciones que habría que desarrollar y adaptar para este segmento de mercado.

—¿Qué sectores empresariales tienen un mayor potencial en la Economía de Plata?

—Los sectores más tradicionales están ya bien implantados y desarrollados, como la asistencia y cuidados a domicilio, las residencias para personas mayores, etcétera. Sin embargo, existe todavía un gran potencial para la investigación y el desarrollo ante el amplio vacío existente en multitud de productos y servicios ligados a este segmento. En términos de innovación, existen ya proyectos de domótica o robótica; pero más allá, hay sectores que con frecuencia se olvidan, como la cultura, el ocio, las soluciones alternativas de desplazamiento o el turismo. Este último, por ejemplo, tiene un gran potencial entre los países de la Unión Europea. Es innegable que, más allá de los sectores económicos más tradicionales, existe un mercado con una tendencia de crecimiento y un enorme potencial. Desde un punto de vista empresarial, los que van a tener más dificultades económicas son aquellos que tomen el tren de la Economía de Plata con retraso, es decir, esos que tarden más en adaptarse a la transición demográfica que vivimos. Cuanto más tarden en adaptar sus productos o servicios, más difícil les será alcanzar a las empresas precursoras.

—¿Qué medidas están aplicando los países europeos para hacer frente a los efectos del envejecimiento en la economía?

—Los países europeos están implementando diferentes medidas. Una de las más extendidas es el retraso de la edad de jubilación a los 65-70 años. No obstante, las soluciones son todas diferentes de un país a otro en la UE. Algunos de ellos han creado filiales a nivel estatal de la Economía de Plata, como es el caso de Francia, y otros cuentan con proyectos territoriales importantes, como es el caso de Ageing Lab en Andalucía. Sin embargo, no existen soluciones únicas para el envejecimiento, y así como cada persona envejece de manera distinta, existen diferentes maneras de ver y tratar el envejecimiento demográfico de un país a otro. Los países nórdicos, por ejemplo, hace ya tiempo que se están preparando para este cambio demográfico, mientras que otros países han tenido recientemente la necesidad de empezar a teorizar alrededor de la Silver Economy.