Actualizado
miércoles, 22 febrero 2017
10:30
h
URGENTE

“Las víctimas son las que dan la fuerza”

ana cebrián
  • PREMIOS. Ana Cebrián es una de las galardonadas en los “Meridiana”.
    PREMIOS. Ana Cebrián es una de las galardonadas en los “Meridiana”.
La asesora jurídica de la casa de acogida de Jaén recibe el premio Meridiana, en la modalidad de “Iniciativas contra la Violencia de Género”, por su amplia trayectoria de atención jurídica a las víctimas. Se trata de la XX edición que organiza el Instituto Andaluz de la Mujer

—¿Cómo recibe este premio?

—Con muchísima alegría porque es por, con y para las víctimas de la violencia de género. Son ellas las que nos dan las fuerzas a las demás. Y es que de las víctimas se aprende día a día.

—¿Por qué se centró en el tema de la violencia de género?

—Llevo 20 años como asesora jurídica de los recursos de acogida de Jaén capital. Era un tema que siempre me llamó la atención, había que reivindicar cosas por y para las víctimas y yo veía que esto iba cada vez peor. En un principio, tuve el temor de que esto me acabaría cansando, pero no solo no me ocurrió, sino que vi que cada vez se pueden hacer más cosas y que hay que seguir para adelante con esta lucha.

—¿Qué le dio impulso a seguir?

—Las víctimas. Cuando ves el papeletazo que tienen continúan con ganas, tú piensas “¿yo me voy a venir abajo?”. Si son fuertes y están esperando mi respuesta, adelante siempre. Trabajar por las mujeres en general y por las víctimas de violencia de genero en especial, es un problema de justicia social con mayúscula. ¿Habrá derecho más fundamental que la propia vida? Y es lo que se están jugando. Es más, no entiendo cómo no hay personas que reivindiquen esta lucha. La sociedad tiene miedo y rechazo al movimiento feminista, que siempre fue pacífico.

—En las generaciones más jóvenes también se ve ese rechazo...

—Ahí es donde está el mayor peligro. Porque ellas piensan que las luchas que hicimos las generaciones anteriores ha dado lugar a que todo ya esté conseguido y nos ven como un movimiento trasnochado, y es todo lo contrario. En papel, la igualdad está reconocida, pero en el día a día nos queda muchísimo por andar. Ellas han bajado la guardia y eso es un peligro, de hecho, cada vez hay chicas más jóvenes que sufren violencia por parte de agresores más jóvenes.

—¿Cómo funciona una asesora jurídica en la casa de acogida?

—Hacemos de puente entre la víctima y el profesional designado. Ellas me dicen que los abogados tienen una forma muy rara de hablar pero cuando yo se lo explico se enteran de todo. Además cuando asisten al juzgado, les recomiendo que no contesten sí o no hasta que no comprendan lo que les preguntan. Otra cosa que hacemos con el apoyo de la fiscal de Violencia de Género de Jaén es que cada equis tiempo acompaña a una víctima de la casa de acogida para que vea en qué consiste en sí un procedimiento, para que pierdan ese miedo a lo desconocido.

—¿Qué hace falta mejorar?

—Hay que suspender los regímenes de visitas de esos maltratadores con los menores. ¡Si los mismos agresores nos dan pistas de por dónde van! Cada vez matan a más niños, a parte del hándicap que esto representa para la víctima.