Actualizado
jueves, 20 septiembre 2018
20:37
h
URGENTE

Una familia del Tomillo esquiva el desalojo en el último momento

La entidad financiera le concede una prórroga de dos meses y la afectada espera poder lograr un alquiler social
Ver comentarios
  • DEFENSA. María Jesús (camiseta a rayas), en el centro, con sus hijos y miembros de STOP Desahucios.
    DEFENSA. María Jesús (camiseta a rayas), en el centro, con sus hijos y miembros de STOP Desahucios.

María Jesús Díaz (57 años) dispondrá de dos meses más para intentar negociar con Cajasur un alquiler social que evite que se quede en la calle con sus dos hijos, de 14 y 15 años. La mujer y su progenie llevan “para 8 años” viviendo en una casita en el barrio de El Tomillo. Cuenta que se la alquiló, por 400 euros mensuales, a un matrimonio que, entonces, se estaba separando. Por razones que dice desconocer, asegura que la pareja dejó de pagar las mensualidades de la hipoteca y ella, “a los dos años y algo” de estar viviendo en el inmueble, hizo lo mismo, pero con el alquiler. Corría el año 2012 y se quedó sin el empleo que tenía fregando suelos.

Debido a los impagos, la entidad financiera embargó la casa a los propietarios, y —explicaba Díaz, a la espera de que la Policía se personara en la casa para desalojarla—: “Yo presenté el contrato de alquiler y me desahucian a mí”. El primer aviso le llegó el año pasado: “Me decían que me tenía que salir a la calle”. Recurrió entonces a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) en Jaén y, en un proceso de negociaciones con la financiera para que le permitieran continuar en el inmueble o en otro con un alquiler social, sostiene que le dieron dos pisos para elegir: uno en el sector 1 del Polígono del Valle y otro en el sector 4. Pero el primero estaba okupado y, cuando lo intentaron con el segundo, se toparon con la misma situación. “¡Y no era plan de que nosotros fuéramos a echar a la gente! Eso es cosa del banco”, exclama.

De aquello hace un año y, el pasado día 4, recibió otro aviso en el que se le comunicaba que ayer debía abandonar la vivienda. “Con ayuda de la PAH”, solicitó dos meses de prórroga a Cajasur. Es el tiempo que ahora tiene esta mujer, que está deseosa de encontrar un empleo, para conseguir un alquiler social y conservar un techo digno para sus hijos.