Actualizado
sábado, 10 diciembre 2016
17:40
h
URGENTE

Un hombre armado asalta a una mujer en plena calle

El ladrón, que iba encapuchado, huyó sin poder conseguir perpetrar el robo. La víctima resultó ilesa y todavía no ha presentado denuncia en la Comisaría
Ver comentarios

La Policía Nacional busca a un hombre que, a primera hora de la mañana de ayer, encañonó a una mujer con una pistola con la intención de quitarle el bolso. Los hechos se produjeron a plena luz del día, en las inmediaciones de la calle Millán de Priego —en pleno centro de la capital— y a la vista de otra vecina que, en ese momento, estaba en la zona. Precisamente, esa circunstancia y la negativa de la víctima a entregarle sus pertenencias hicieron que el ladrón desistiera de su actitud. Huyó corriendo sin conseguir botín alguno. La víctima resultó ilesa, pero sí que se llevó un susto mayúsculo. Vecinos avisaron de lo que había ocurrido al 091, el teléfono de la Policía Nacional. Varios coches patrulla se personaron en el lugar para atender a la mujer y tratar de localizar al ladrón, aunque los intentos fueron infructuosos. Las fuentes consultadas explican que el atracador, que llevaba gorra y un pasamontañas, se perdió en las calles que conducen hasta el barrio de San Juan.

Fuentes de la Comisaría aclaran que, al cierre de esta edición, la víctima no había presentado denuncia por los hechos y que, según manifestó inicialmente, no tenía intención de hacerlo, puesto que no había sufrido lesiones y tampoco le habían quitado nada.

No obstante, la patrulla que intervino sí que dio cuenta de lo ocurrido para que la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) investigue los hechos. Policías con muchos años de servicio resaltan la rareza de este intento de robo. Aseguran que no es normal que un atracador utilice un arma de fuego a plena luz del día: “No es lógico asumir tantos riesgos”, resume uno de estos agentes. Además, también les ha llamado mucho la atención que se marchara del lugar de forma tan apresurada.

Las fuentes consultadas piensan que el atraco en grado de tentativa puede ser obra de un delincuente muy inexperto o de una persona desesperada. No se descarta, incluso, que la pistola utilizada por el encapuchado fuera de juguete o una imitación. Así, de hecho, lo pensó la propia víctima.

El peligro de las armas sin control

Vigilancia. Cuando se produce un delito en el que hay armas de fuego de por medio se convierte en una prioridad para los investigadores. La Policía es consciente del riesgo que supone que “circulen” por la calle pistolas y escopetas sin control alguno.