Actualizado
sábado, 17 noviembre 2018
17:18
h
URGENTE

Un aplauso para las sindicalistas

UGT homenajea a las féminas y reconoce la labor de Soledad Ruiz Seguín
Ver comentarios
  • HOMENAJE. Capilla Vega, Juan Balbín, Manuel Salazar, Soledad Ruiz, Ana Cobo, Paqui Marcos, Paqui Medina, Antonio de la Torre e Inés Casado.
    HOMENAJE. Capilla Vega, Juan Balbín, Manuel Salazar, Soledad Ruiz, Ana Cobo, Paqui Marcos, Paqui Medina, Antonio de la Torre e Inés Casado.

Dicen que si ya es difícil ser mujer trabajadora, aún resulta mucho más complicado ser fémina y sindicalista. Por eso, para animar a las que asumen este rol, la Unión General de Trabajadores (UGT) de Jaén organizó un acto sencillo y emotivo en el que solo quiso darles un aplauso. Son palmas que buscan que sigan con su labor porque redundará en los asalariados de la provincia. Asimismo, por sorpresa, se quiso homenajear a Soledad Ruiz Seguín, exdirectora de Instituto Andaluz de la Mujer y responsable de la Secretaría de Igualdad y Políticas Sociales de UGT en Andalucía. Soledad Ruiz pensaba que venía a aplaudir a otras mujeres, por lo que le hizo mucha ilusión el reconocimiento del sindicato en Jaén.

“Las mujeres sindicalistas estamos mal reconocidas, pero aquí seguimos peleando porque tenemos peores salarios y, también, pensiones. Las leyes son importantes, pero no una varita mágica. La sociedad tiene que cambiar porque buscamos un mundo compartido, al 50%, con los hombres”, dijo Soledad Ruiz. El secretario general de UGT, Manuel Salazar, explicó que es un acto reivindicativo en el que, a veces, se mira hacia adentro de la organización y, en otras ocasiones, para afuera para reconocer el trabajo de mujeres que luchan por la igualdad.

La delegada del Gobierno andaluz, Ana Cobo, recordó que todavía queda mucho por conseguir en una “lucha que no tendrá fin”. Y abogó por avanzar en la legislación para conseguir más pasos hacia adelante en favor de la igualdad y reducir la “insoportable” brecha salarial. Por último, la secretaria de Organización de UGT, Capilla Vega, se encargó de leer un manifiesto que volvió a insistir en que la reforma laboral ha sido tremendamente lesiva con los trabajadores, pero afirmó que, especialmente, con las mujeres. No obstante, el acto sirvió como conjura para trabajar en favor de la igualdad.