Actualizado
miércoles, 22 mayo 2019
23:07
h
URGENTE

Tres años por un robo violento a un anticuario

La Audiencia absuelve a Bernardo M. H. de detención ilegal y lesiones por no probar su presencia en la nave de Andújar
Ver comentarios
|
23/04/2019
  • CONDENADO. Bernardo M. H., en el banquillo de los acusados.
    CONDENADO. Bernardo M. H., en el banquillo de los acusados.

La Sección Tercera de la Audiencia de Jaén condena a tres años de cárcel a Bernardo M. H. por robar con el uso de la violencia a un anticuario de Andújar al que le sustrajeron 20.000 euros en metálico en 2015. El tribunal, que le absuelve del delito de detención ilegal y de las faltas de lesiones de las que se le acusó inicialmente por no poder probar su presencia en la nave en la que ocurrieron los hechos, le condena también a devolver a la víctima el dinero robado.

Los hechos se remontan al 18 de abril de 2015, cuando un grupo de cinco personas planearon concertar una cita con un anticuario con el objetivo de apoderarse del dinero que creían que este guardaba en la nave dedicada a tal actividad y situada junto a la A-4, a su paso por Andújar. La víctima recibió una llamada de un hombre interesado en adquirir unas tinajas por lo que acordaron verse allí. Una vez se encontraron en la entrada y accedieron al interior del recinto, lo inmovilizó y le apuntó con una pistola.

Acto seguido y de forma escalonada, llegaron otros cuatro individuos que comenzaron a preguntarle dónde escondía la caja fuerte, al tiempo que hacían agujeros en el suelo, en el techo y en las paredes. Fue el propio anticuario el que, tras ser golpeado en repetidas ocasiones y temiendo por su vida, acabó proponiendo que llamaría a su hijo para que les entregara 20.000 euros en una cafetería. Es aquí donde, según el tribunal, entra en juego el ahora condenado puesto que fue la persona acudió a la cafetería y se hizo con la bolsa del dinero. Seguidamente, el resto de implicados abandonó la nave dejando maniatados al anticuario y al vigilante.

Bernardo M.H. declaró en el juicio celebrado el pasado 26 de marzo que el día en el que ocurrieron los hechos se encontraba en Córdoba y fue un familiar con el que vivía el que le pidió que fuera a Andújar a recoger un paquete. Así lo hizo, sin que en ningún momento supiera lo que iba a recoger porque creía que “eran papeles o documentos” y “cuando tuve la bolsa tampoco comprobé lo que tenía”. Ahora el tribunal le condena por el robo con violencia y le absuelve del delito de detención ilegal y de dos faltas de lesiones por los que inicialmente desde la Fiscalía se le reclamaba siete años y nueve meses de prisión.

La sentencia, según recoge Europa Press, establece que “no existen pruebas que sitúen al acusado Bernardo M.H. en el interior de la nave”, al tiempo que incide en que la víctima “en toda la fase deinstrucción nunca reconoció a B. M. H., como uno de los asaltantes de la nave”, aunque sí lo hizo durante el juicio. “No existen pruebas dactilares y biológicas que sitúen al acusado en el interior de la nave”, apunta, por lo que su papel se limita al hecho de ser la persona que recogió los 20.000 euros.