Actualizado
martes, 13 noviembre 2018
18:45
h
URGENTE
  • VECINDARIO. La calle Vista Alegre fue el lugar donde se desarrolló el conflicto con la Policía Nacional.
    VECINDARIO. La calle Vista Alegre fue el lugar donde se desarrolló el conflicto con la Policía Nacional.

Alrededor de setenta personas se vieron envueltas en un altercado ocurrido durante la madrugada del sábado. Según cuentan fuentes policiales, el incidente comenzó cuando una patrulla de la Policía Nacional realizaba una “ronda” por la zona de la Estación de Linares-Baeza, con el fin de montar un dispositivo de seguridad cuando vieron pasar un coche a gran velocidad. Los agentes siguieron al vehículo hasta que se detuvo y, una vez estuvieron los agentes fuera de su automóvil, un Mercedes negro se situó justo detrás, cortándoles el paso.

Así comenzó toda una reyerta entre los policías y los individuos que salieron de ambos coches. Según afirman las fuentes policiales, lo primero que intentaron los atacantes en el forcejeo inicial fue quitarles las armas a los agentes, además de hacerse con sus herramientas de comunicación con el objetivo de que no pudieran avisar sus compañeros. Declaran que los asaltantes la emprendieron “a palos” con ambos guardias. De hecho, afirman que a uno de ellos intentaron asfixiarlo. Los golpearon en la cabeza y por todo el cuerpo y, como resultado, uno de los policías sufrió una fractura de clavícula y el otro policía algunas magulladuras. A pesar de los esfuerzos de los atacantes, uno de los agentes consiguió contactar con la comisaría y, acto seguido, llegaron refuerzos: dos zetas y dos de la Policía Local. A este altercado se unieron un grupo, según indica Emergencias 112, de varias familias, sumando alrededor de setenta personas.

La entidad añade que en el conflicto hubo varios heridos sin gravedad y destaca el caso de una mujer, de 40 años, que tuvo que ser atendida por los servicios sanitarios en el lugar, pero no tuvo que ser trasladada al hospital. El resultado de este conflicto ocurrido en la calle Vista Alegre fue de cuatro personas detenidas, la cuales se trasladaron, inmediatamente, a la comisaría pertinente. Posteriormente, uno de los arrestados pidió ser llevado al hospital y, una vez allí, los agentes jiennenses tuvieron que enfrentarse, de nuevo, a una situación muy similar.

TRIFULCA. Hasta el centro médico San Agustín, de Linares, se desplazó un “número importante” de familiares del detenido con, según narran, el objetivo de ponerlo en libertad, “sacarlo de allí y llevárselo”. Así, comenzó un segundo altercado contra la Policía Nacional, que tuvo que pedir ayuda al personal de seguridad del hospital y refuerzos.

De esta manera, hasta el edificio se desplazaron, rápidamente, más patrullas de zetas, Policía Local y hasta varios agentes de la Guardia Civil para conseguir poner fin a esta situación. Fruto de esto, acabaron detenidas siete personas y resultan heridos cinco policías (tres Nacionales y dos Locales), además un número indeterminado de agente de la Guardia Civil.

Los motivos por los que comenzó esta reyerta aún son desconocidos. En estos momentos, la Policía Nacional, a través de Investigadores de Policía Judicial, se encarga de averiguar qué impulsó a estas personas a actuar de esta manera. Sin embargo, adelantan que, posiblemente, se produzcan más detenciones por este altercado en Linares.