Actualizado
domingo, 16 junio 2019
01:38
h
URGENTE

Se enfrenta a quince años de cárcel por herir a dos personas

Un vecino de Andújar está acusado de intentar quitarle la vida a un hombre tras un enfrentamiento entre familias
Ver comentarios
|
11/02/2019
  • PROCEDIMIENTO. Momento de la detención del varón en Andújar.
    PROCEDIMIENTO. Momento de la detención del varón en Andújar.

Un vecino de Andújar, cuyas iniciales corresponden a las de M.A.C.R., de 32 años, se enfrenta a 15 años de prisión por disparar y herir, en el mismo municipio, a dos personas en la vía pública en un enfrentamiento entre familias rivales, aunque uno de los heridos era un simple peatón que se vio alcanzado por un disparo que le tuvo nueve días en la UCI. El suceso, según recoge la calificación provisional del Ministerio Fiscal, se remonta al 2 de julio de 2017, cuando el procesado mantuvo una discusión en la piscina municipal del municipio con un hombre al que “hizo ademán de pincharle” con un cuchillo.

Este episodio, por el que se siguen diligencias separadas y por el que el acusado fue detenido, generó “un clima de rivalidad y tensión entre las familias” que acabó con nuevos desencuentros y denuncias cruzadas entre los miembros de los distintos clanes, que no hizo sino “aumentar la conflictividad existente”. En este contexto de enfrentamientos cruzados, cuando el acusado fue puesto en libertad por el incidente de la piscina regresó a su domicilio y cuando vio en las inmediaciones de su casa a un hombre de la familia rival, “se armó con una carabina”, al parecer un rifle del calibre 22 m/m, y disparó “con ánimo de causar la muerte o cuanto menos aceptando el resultado previsible de su fallecimiento, y con pleno conocimiento de que otras personas transitaban por la calle”. El acusado, según Fiscalía, realizó primeramente dos disparos, uno de ellos alcanzó a un peatón que pasaba por la zona. Seguidamente, se subió al balcón y realizó otros dos hasta alcanzar a su objetivo en un brazo antes de que éste se refugiara en otra vivienda.

Una vez en el lugar de los hechos, los agentes se toparon con una gran aglomeración de personas gritando, comprobando como en el suelo, yacía un joven con una herida que sangraba abundantemente por el costado derecho. En un primer lugar, los testigos relataron a los agentes que la persona que, presuntamente había efectuado los disparos, había sido el detenido. Dada la gravedad de los hechos, varias patrullas se desplazaron hacía el lugar, siendo una de ellas, requerida por una mujer, la que se encontró con el segundo de los heridos tras un reguero de sangre, el cual presentaba una herida sangrante por arma de fuego en su brazo izquierdo, procediendo en el vehículo policial su traslado hacia el hospital. Tras errar en su objetivo, M.A.C.R. optó por salir huyendo por los tejados y refugiarse en la terraza de un inmueble deshabitado donde, más tarde, fue detenido. M.A.C.R. no tenía permiso de armas, de ahí que el Ministerio Público le impute también un delito de tenencia ilícita de armas por el que le reclama nueve meses de prisión que se suman a la petición de otros quince años de cárcel por los dos delitos de homicidio intentado.