Actualizado
lunes, 12 noviembre 2018
09:25
h
URGENTE

Robos con coches para cargar ropa en el corazón comercial

Preocupación en los trabajadores del sector por la nueva técnica
  • TRÁFICO. La calle Madre Soledad Torres Acosta, una de las principales de la zona comercial de la capital, muy transitada a pie y en coche.
    TRÁFICO. La calle Madre Soledad Torres Acosta, una de las principales de la zona comercial de la capital, muy transitada a pie y en coche.

El método es igual de sencillo que eficaz, al menos, hasta que la labor de la Policía Nacional logre frenarlo. Se trata de un nuevo tipo de delito que se comete en una de las principales calles comerciales de la ciudad, Madre Soledad Torres Acosta. Son robos en los que el empleo de un vehículo a motor es fundamental y trae de cabeza a los trabajadores de algunos negocios de la zona. Recientemente, en la Comisaría se presentaron denuncias por la sustracción de prendas en establecimientos que son cargadas en coches y motos por ladrones que acceden a las tiendas, en cuanto aprovechan un despiste, y, con una rapidez pasmosa, arramblan con lo que tienen más a mano para huir a toda velocidad. Normalmente, los cacos se mueven por parejas. Uno de ellos, da igual que sea hombre o mujer, está atento al movimiento de los clientes y el personal para aprovechar momentos como los que se dedican para atender alguna petición o cobrar y, de esta forma, hacerse con bermudas, camisetas o bañadores, que no ocupan mucho espacio y se cargan fácilmente en los brazos o alguna bolsa preparada al efecto. Con el motor en marcha, el compinche aguarda en la vía pública desaparecer de la escena con gran rapidez.

Los lugares preferidos para dar este tipo de golpes son los locales que tienen la entrada más ancha y, si es posible, los de las grandes cadenas instaladas en esta parte del centro. El resto de calles que conforman este conjunto es más complicado para este tipo de asaltos, puesto que o no se puede acceder con vehículos a motor, como ocurre en San Clemente o Esparterías, o la circulación está muy limitada, como pasa en Roldán y Marín.

“Saben lo que hacen, porque procuran que el motín no supere los 400 euros de valor, para que, una vez detenidos, no se enfrenten a cargos por robo, sino por hurto”, explican fuentes de la Policía Nacional consultadas. No es que haya que hablar de una situación extraordinaria, con un incremento desmesurado de los delitos, pero sí de una “época caliente” para los pequeños robos ya que coincide con el cambio de temporada. De ahí que se opte por artículos propios del verano, en este caso, y apropiados para abrigarse, cuando se acerca el invierno. La Comisaría, no obstante, deja claro que la cantidad de hechos delictivos en la capital y el resto de la provincia se mantiene bajo mínimos y que, pensado para frenar este tipo de hecho, está en marcha el Plan Comercio Seguro. En cualquier caso, animan a las víctimas a denunciar los hechos. Se da también la circunstancia de que, en muchos casos, los responsables son menores, lo que complica su enjuiciamiento, incluso, aunque sean detenidos rápidamente por los funcionarios policiales que hasta llegan a cogerlos con las manos en la masa. Aunque las asociaciones del sector se muestran tranquilas, sí es cierto que la sensación de alarma y preocupación cunde entre los empleados de las tiendas de Madre Soledad Torres Acosta, donde predomina el textil y están asentadas las principales marcas del país. Para solucionar esta situación y dar una mayor seguridad, hay dependientas que reclaman un aumento de la presencia de agentes, para que su presencia sea disuasoria. Desde Madre Soledad Torres Acosta, en pocos minutos, es fácil salir del casco urbano jiennense, ya que la calle conecta con las principales avenidas jiennenses.

Escrito ante la Subdelegación para pedir soluciones por la peatonalización

José Mariano Olivares Samper, en representación de la

comunidad de propietarios del número 4 de la calle Puerta del Ángel, registró en la Subdelegación del Gobierno un nuevo escrito, dirigido al alcalde, Javier Márquez, en el que se le exige que tome medidas ante los efectos negativos que, como denuncian estos ciudadanos, causa en sus domicilios el plan de peatonalización, en vigor desde finales de noviembre. Estos vecinos sostienen que, debido al aumento en el tráfico rodado por Adarves Bajos, a consecuencia del cierre de las vías del centro comercial y monumental, hay una mayor contaminación y se incrementa exponencialmente el riesgo de un accidente de circulación. De ahí que, sin éxito, reclamen que se pongan en marcha acciones concretas, como las restricciones a la hora de entrada y salida de los alumnos del colegio Jesús y María y el cambio del aparcamiento de motocicletas que existe en la zona de las viviendas hasta las inmediaciones de la vecina Plaza de Toros y el aparcamiento subterráneo de La Alameda. Fuentes del Gobierno municipal explican que los portavoces de esta comunidad ya fueron atendidos por responsables del área de Tráfico, Seguridad Ciudadana y la Policía Local.