Actualizado
viernes, 19 abril 2019
05:45
h
URGENTE

Rescate por un voraz incendio

Los Bomberos sacan por el balcón a un vecino, que necesitó asistencia
Ver comentarios
|
17/04/2019

Varias mujeres ven a Josefa Alcázar y acuden con rapidez para abrazarla. Todavía tiene la cara ligeramente ennegrecida por el humo. “Nos hemos encerrado en el cuarto de baño, tapando la puerta con toallas mojadas. Después, los Bomberos nos han dicho que las escaleras estaban despejadas y hemos podido salir”, relata esta vecina, una de las cuatro desalojadas de forma preventiva hasta que las llamas quedaron sofocadas. También tuvieron que ser evacuados sus dos hijos, su perro “Luky” y el propietario de otro piso. Se trata de un hombre de 55 años que fue rescatado por los Bomberos a través de la autoescala y que necesitó asistencia sanitaria por inhalación de humo.

El fuego comenzó alrededor de las once de la mañana en el primer piso del bloque ubicado en el número 11 de la calle Mesa, muy cerca de la Catedral. Los Bomberos explican que el incendio causó daños graves en el salón de esa vivienda y en otras habitaciones del domicilio. Otros pisos y la caja de escalera del edificio también se vieron afectados por el humo.

Al lugar acudieron agentes de la Policía Local, de la Policía Nacional y dos dotaciones de Bomberos, compuestas por trece agentes, que tuvieron muchas dificultades para poder acceder hasta esa zona. Cuando pudieron llegar, se encontraron con que uno de los vecinos se había refugiado en el balcón de su casa. Fue al que rescataron a través de la autoescala. A Josefa y a sus hijos los sacaron a través de la escalera en lo que se considera un desalojo preventivo.

Al parecer, las llamas comenzaron en la cocina y se extendieron con rapidez a otras estancias del piso, que se encontraba vacío cuando se inició el fuego. “Todo fue muy rápido. Me asomé al patio de luces, porque olía mucho a quemado. Parecía que se había nublado el cielo, pero en realidad es que estaba todo lleno de humo. Así que llamamos al 112 para avisar de que había un fuego. Nos indicaron lo que teníamos que hacer, que fue encerrarnos en el cuarto de baño. Seguimos sus instrucciones y, afortunadamente, estamos bien”, señala Josefa Alcázar, quien pudo volver a su domicilio sin problemas.

Los que no han podido regresar son los moradores del piso en el que se inició el incendio, ya que sufría importantes daños materiales. Técnicos municipales tendrán que evaluar las condiciones de habitabilidad en las que quedó el inmueble. Mientras tanto, y como es preceptivo en estos casos, la Policía Nacional investiga las causas del fuego.