Actualizado
sábado, 18 noviembre 2017
15:31
h
URGENTE

Rápida respuesta para evitar un corte de agua de 24 horas

La concesionaria opta por un suministro alternativa mientras repara una fuga
  • LABOR PREVIA. Operarios de Aqualia, durante los trabajos para la reparación de la arteria afectada.
    LABOR PREVIA. Operarios de Aqualia, durante los trabajos para la reparación de la arteria afectada.

La labor continua y prolongada en el tiempo en la mejora de las redes y el sistema de abastecimiento da sus frutos y evita que miles de jiennenses se quedaran sin suministro de agua durante más de 24 horas. Desde Aqualia explican que, el miércoles, se detectó, en la rotonda conocida como de la “Pajarita”, una avería en la arteria de abastecimiento de la zona norte de la ciudad. Una tubería de gran tamaño (600 milímetros de diámetro), que es la que surte de agua potable a los Polígonos Industriales de Los Olivares y Nuevo Jaén, así como al Centro Penitenciario, al Hospital de Traumatología y al barrio de Las Infantas. “La importancia de esta canalización es, por tanto, vital al suministrar el líquido elemento a miles de personas”, afirma la empresa.

Esa misma jornada, apunta, los técnicos de Aqualia cortaron el agua de esta gran arteria y, a través de distintas operaciones de valvulería y sectorización de la red, la desviaron hacia otra tubería, de manera que continuó la prestación de agua a todos los vecinos a través de un suministro alternativo, sin que se dejara sentir ningún tipo de avería. Una vez que se produjo el desvío del abastecimiento, se procedió a hacer los pertinentes movimientos de tierra con maquinaria pesada, pues fue necesario descubrir una zanja de cinco metros de profundidad para acceder a la arteria dañada, que presentaba una fuga.

El jueves se procedió a su arreglo desde primera hora de la mañana, y a las dos de la tarde quedó resuelto el problema. “La reparación presentó gran dificultad por la profundidad de la zanja y porque las condiciones de trabajo fueron duras, debido al calor y a que los operarios tuvieron que realizar su trabajo durante siete horas cubiertos de agua hasta las rodillas. Además, las piezas de reparación, al ser de grandes diámetros, requirieron la intervención de maquinaria pesada y medidas especiales de prevención de riesgos laborales”, puntualiza Aqualia. Pero, finalmente, los trabajadores de empresa pudieron sustituir el tramo afectado por un nuevo tubo de fundición de dos metros de largo y restablecer el sistema de abastecimiento a su funcionamiento habitual. “Se trata de una operación imposible de acometer sin molestias a los vecinos, de no ser por las inversiones en infraestructuras realizadas estos años, que han permitido optimizar las redes y contar con un moderno sistema de abastecimiento”, concluye la empresa.