Actualizado
jueves, 19 julio 2018
18:33
h
URGENTE

Radiografía a un sector clave para la provincia

El turismo es un motor del progreso y el Laboratorio de Análisis e Innovación estudia su situación
Ver comentarios
|
12/07/2018

En 2017, Andalucía recibió 29,5 millones de turistas, lo que se tradujo en unos ingresos superiores a los 20,4 miles de millones de euros, que representan alrededor del 12,5 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB). Las previsiones apuntan a que, durante 2018, la comunidad alcanzará el récord de 30 millones de turistas, cifra que, en principio, estaba previsto conseguir en 2020. Los datos evidencian el enorme peso específico que tiene este sector en la economía andaluza y, por ende, en esta tierra. Se trata de un pilar fundamental para la creación de empleo y el progreso. Al ser una actividad tan compleja como importante, necesita un análisis específico para ver cuál es su situación, cuáles son sus problemas y debilidades y cuáles sus retos de futuro. Y es aquí donde cobra un papel protagonista el Laboratorio de Análisis de Innovación Turística de la Universidad de Jaén, un grupo de investigación capitaneado por el profesor Juan Ignacio Pulido y que radiografía el turismo como instrumento de desarrollo turístico.

Este organismo fue creado en 2009 como un observatorio especializado en el análisis, la planificación y la gestión de la actividad turística. En el año 2014, fue reconocido oficialmente como grupo de investigación y, desde entonces, cuenta con una amplia trayectoria en el estudio del sector y en la transferencia del conocimiento al conjunto de la sociedad, principalmente a los operadores, tanto públicos como privados.

En este escenario, el margen para el trabajo es inmenso. Los miembros del grupo investigan factores como la coyuntura, la competitividad, las finanzas, la gobernanza, la sensibilidad turística y el desarrollo económico. Y como no podía ser de esta manera, este organismo también se ha centrado en el turismo de interior, tan vinculado a la provincia de Jaén, y al análisis de ofertas como el oleoturismo, el turismo rural y de naturaleza o el vinculado al a actividad cultural.

Actualmente, el grupo de investigación está inmerso en los desafíos que el sector tiene por delante, como su posicionamiento en los mercados en relación a la competencia directa. Otro de los parámetros destacados es la llamada transformación digital, con la cada vez más rápida incorporación de la tecnología. Ese aspecto tiene una consecuencia colateral: la economía colaborativa. Desde ahí, el objetivo es claro: conseguir que Andalucía siga siendo un destino turístico con una oferta de calidad, diferenciada y profesional.