Actualizado
domingo, 17 febrero 2019
22:51
h
URGENTE

Primeros pasos para la redacción del nuevo convenio del tranvía

La consejera de Fomento, Marifran Carazo, anuncia en el Parlamento que se trabaja para la elaboración de un nuevo documento
Ver comentarios
|
14/02/2019

La consejera de Fomento, Marifran Carazo, anunció ayer, en la comisión de su área en el Parlamento andaluz, que su departamento ya trabaja para la redacción de un nuevo convenio, entre la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento, para la puesta en marcha del tranvía. El anuncio lo hizo la diputada autonómica del PP, Ángela Hidalgo, que forma parte de este órgano de la Cámara regional. El concejal de Hacienda y Contratación, Manuel Bonilla, explicó a este periódico que la consejera y el alcalde, Javier Márquez, ya mantuvieron contactos al respecto y que se trabaja para la elaboración del nuevo documento. Por el momento, según el edil, encargado de buena parte de las negociaciones sobre el tren ligero con la Administración regional, poco más se puede desvelar. Las palabras de la consejera, que también planteó una auditoría sobre los metros y tranvías andaluces, llegan en las vísperas de la visita del presidente de la Junta, Juanma Moreno, a la capital.

En el encuentro es más que probable que el dirigente autonómico y el regidor aborden el asunto de la puesta en marcha del sistema tranviario, además de otras cuestiones de interés para la capital. El máximo responsable municipal se mostró confiado con la alternancia al frente del Ejecutivo andaluz, tras más de 36 años en los que estuvo en manos del PSOE, para lograr la consecución de proyectos que considera claves para la ciudad.

Las conversaciones para la redacción de un nuevo convenio para la puesta en marcha del tranvía se pusieron en marcha en mayo de 2018, después de que la Junta planteara a la Administración local la propuesta de que este medio de transporte tenga carácter metropolitano, con lo que puede asumir el 75% de su déficit de explotación. Este cambio en la financiación y el hecho de que la gestión y los equipos del tren ligero pase a manos del Gobierno autonómico obliga a que las dos partes renueven los términos de su compromiso. Meses después, a las puertas de las elecciones autonómicas, el diálogo se rompió. Detrás de este distanciamiento está el interés del Ayuntamiento de que la Junta se haga cargo del coste de los vagones, mientras que los anteriores responsables de la Junta consideraban que este condición no tenía razón de ser y se negaban a asumir un mayor coste del que ya supone afrontar las tres cuartas partes de la suma destinada a compensar las posibles pérdidas generadas por el funcionamiento del tranvía, en cocheras desde 2011. [j. r. c.]