Actualizado
sábado, 21 octubre 2017
23:13
h
URGENTE

Por la esencia de “El Abuelo”

Promitentes se unen para defender el “estilo Jaén” de Nuestro Padre Jesús
Ver comentarios
|
04/08/2017
  • COLABORACIÓN. Manuel Moreno, Rubén Castillo, Sergio Hernández, Cristian y José Juan López García, cinco de los once miembros de la junta directiva, delante de la imagen de Nuestro Padre Jesús.
    COLABORACIÓN. Manuel Moreno, Rubén Castillo, Sergio Hernández, Cristian y José Juan López García, cinco de los once miembros de la junta directiva, delante de la imagen de Nuestro Padre Jesús.

Defender la idiosincrasia del la Cofradía del Abuelo. Ese es el principal objetivo que se ha marcado la recién creada Asociación de Promitentes y Expromitentes de Nuestro Padre Jesús Nazareno, un colectivo que nace con la intención de proteger la hermandad de “los aires, voces y costumbres de otras tierras”. Los estatutos de esta nueva entidad son toda una declaración de intenciones e insisten en perpetuar las “inconfundibles” señas de identidad que han hecho que la cofradía y su estación de penitencia se haya convertido en “inigualables en Jaén y fuera de sus fronteras”: “La esencia que une a promitentes y cofradía es el paso, la forma de andar, la suavidad de la mecida de sus tronos y la marcha que nos legó el maestro Cebrián y que la hace inconfundiblemente vinculada a la cofradía y a la ciudad de Jaén”, se recoge, literalmente, en uno de los puntos del articulado. “Es la herencia que forjaron nuestros antepasados, que recibimos de ellos y que estamos obligados a dejar como legado a quienes nos sucedan”, se añade.

La creación de esta asociación es la reacción de un grupo de hermanos a una tendencia que, según ellos, se ha dejado notar en las cuatro últimas ediciones de la Semana Santa: “En ese periodo, nuestra esencia ha sido puesta en entredicho, ha sido atacada por cofrades de otras cofradías y hermandades de Jaén e, incluso, por sus dirigentes y otras instituciones”, señalan los estatutos. “Hace unos años, se abrió la puerta a la posibilidad de hacer determinados cambios, como, por ejemplo, tocar otras marchas diferentes a la de Nuestro Padre Jesús durante su estación de penitencia. Eso no lo vamos a permitir, porque es una de nuestras señas de identidad que nos hacen únicos”, explica Rubén Castillo, vicepresidente de la flamante Asociación de Promitentes. Hay que recordar que, en 2014, se llegaron a recoger más de 4.000 firmas en apenas ocho horas a las puertas de la Catedral para que no se tocaran otras marchas durante el desfile procesional.

En la Semana Santa de 2015, según los responsables de esta asociación, se produjo un intento por parte de la anterior junta de Gobierno, presidida por Francisco Gutiérrez, de cambiar la forma de llevar el trono de la Virgen de los Dolores: “Fueron promitentes de Nuestro Padre Jesús los que se metieron debajo del trono de la Virgen para parar esa situación, explicando que no eran las formas propias de la cofradía, ni mejores ni peores, pero nunca las nuestras”, señala el presidente del colectivo de promitentes, Sergio Hernández. También relatan que se han producido ensayos encaminados a cambiar las maneras de la cofradía y se quejan del nuevo protocolo de promitentes que “condena” los derechos de los más hermanos más antiguos.

Frente a esos “aires, voces y costumbres de otras tierras que se vienen introduciendo en la Semana Santa”, determinados hermanos de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús se han organizado: “Hasta ahora, habíamos mostrado nuestra oposición a título particular. Ahora, queremos hacerlo como colectivo, más organizado y siempre de la mano de nuestro hermano mayor y de los miembros de la Junta de Gobierno”, señala Castillo. “No debemos olvidar que todos aquí somos aves de paso y ninguno sabemos hacia dónde nos llevará nuestro vuelo en un momento dado. Cualquier Junta de Gobierno y, por cualquier razón, puede iniciar un cambio de rumbo que lleve a la cofradía a perder esa esencia a la que antes se alude”, concluyen los estatutos.

La Asociación de Promitentes y de Nuestro Padre Jesús está presidida por Sergio Hernández y, de momento, cuenta con más de un centenar de socios. Está abierta a todos los miembros de la hermandad y a sus simpatizantes, que tendrán la condición de colaboradores. El colectivo hace hincapié en sus ganas de caminar al lado de la Junta de Gobierno, dirigida por Ricardo Cobo, para mantener el esplendor de la estación de penitencia que, cada madrugada de Viernes Santo, recorre las calles de Jaén. Eso sí, sin perder la esencia y la tradición de siglos.