Actualizado
sábado, 22 septiembre 2018
19:52
h
URGENTE

Petición para que la escalera de la calle Nueva sea descendente

El Ayuntamiento repara la rampa y trabaja para homologarla a la norma de la UE
  • APAÑO. Un operario sube una escalera por la rampa mecánica, aún parada.
    APAÑO. Un operario sube una escalera por la rampa mecánica, aún parada.

La escalera mecánica de la calle Nueva fue inaugurada, en plena campaña comercial de Navidad en 2010. Lo hizo la única alcaldesa que ha tenido la capital, la socialista Carmen Peñalver. El mecanismo era de bajada, lo que, aunque del agrado de los empresarios de esta estratégica vía, generó no poca controversia política. Con la instalación de este sistema culminó, hace siete años, la remodelación de esta zona. Los trabajos duraron seis meses y se ejecutaron con cargo a la segunda edición del Plan E, con un presupuesto global que ascendió a 449.900 euros. Cuando José Enrique Fernández de Moya, del Partido Popular, cogió la vara de mando de la capital, una de sus primeras decisiones fue la de invertir el sentido de la escalera mecánica. Fue en junio de 2011 y, en marzo de 2012, la rampa se quedó parada. Posteriormente se reparó para, por última vez, averiarse hace más de dos años. Si nada se tuerce, el ingenio estará a punto, de nuevo, en breve. El concejal Juan José Jódar, al frente de Mantenimiento Urbano, Medio Ambiente, Centro Especial de Empleo, Escuela taller y Zonas Productivas, confirma que se trabaja para la reparación y para la homologación de la maquinaria, conforme a las normas que marca la Unión Europea. Lo que no confirma es el día concreto en el que estará de nuevo lista ni si, como piden los comerciantes y restauradores de la calle, la escalera volverá a ser de bajada.

Francisco Marín, representante de los empresarios de la calle Nueva, confirma que se cursó esta petición, sobre la que todavía esperan una respuesta. Este cambio les viene bien en la estrategia que han puesto en marcha para este rincón del centro comercial, en torno al lema “Müy. Muy Jaén. Muy tu”. “Es un movimiento empresarial que nace gracias a la inquietud y con el espíritu de colaborar y conseguir un centro comercial abierto, de pequeños y medianos negocios, digno de una ciudad que ha tomado el camino de la modernización y sostenibilidad en el centro”, deja claro Marín que asegura que la entidad está en permanente contacto con la Administración local. Y es que estos empresarios tienen un ambicioso plan de acciones para mejorar la ornamentación de la zona y, además, formar en una mejora de la promoción y la atención al público. La intención, esperan, es conseguir un reconocimiento público e institucional y profesionalizar las empresas que lo necesiten. A esta inquietud se debe que una de las obras del pintor y escultor jiennense José Ríos, gracias a la colaboración de construcciones Calderón, se pueda admirar en el Paseo de la Estación. Se trata del mural gigante que hay a la altura del número 8 de la principal arteria de la ciudad. Otra de las medidas que impulsaron es optar con adornos elaborados con plantas de temporada, en colaboración con la Concejalía de Mantenimiento, y los letreros de todos y cada uno de los establecimientos de esta calle.

Al demandar que el sentido de las escaleras sea descendente, se busca, según Marín, “intentar incentivar las compras y convertirlas en el motor de entrada a esta calle”. Y es que no se olvidan que los problemas de accesibilidad y la mala imagen que daba el mecanismo inutilizado, unido a la crisis, contribuyó a que la calle Nueva “haya sufrido una debacle empresarial”, con el cierre de establecimientos tan significativos como la Gamba de Oro y Los Pitufos. Esta asociación espera que la reinauguración de la rampa coincida con otro de los proyectos que tienen para “la puerta de la zona peatonal del centro de Jaén” que, anuncian, estará adornada por dos esculturas de José Ríos que, dicen, “darán la bienvenida a una nueva era”.