Actualizado
viernes, 21 septiembre 2018
12:32
h
URGENTE
  • INVESTIGACIÓN. Entrada principal de la vivienda en la que reside el detenido, junto a su pareja y sus dos hijos, de 8 y 13 años.
    INVESTIGACIÓN. Entrada principal de la vivienda en la que reside el detenido, junto a su pareja y sus dos hijos, de 8 y 13 años.

La Fiscalía de Menores ya tiene sobre su mesa el informe judicial en el que se da cuenta de la posible situación de desamparo en la que podrían encontrarse dos niños, de 8 y 13 años. El padre, un colombiano con numerosos antecedentes y en situación irregular en España, fue detenido con 22 gramos de cocaína el pasado martes por la tarde. La familia, además, vive en una especie de “casa de los horrores”, tal y como la definió uno de los miembros de la comisión judicial que participó en el registro. “Es peor que un estercolero”, dijo de forma muy gráfica. Diario JAÉN ha tenido acceso a las imágenes del interior del domicilio y el funcionario no exagera: Montañas de basura, muebles desmontados, suciedad acumulada... Además, hay constancia de que los menores no están escolarizados y apenas han comido en las últimas horas. La Delegación de Bienestar Social de la Junta de Andalucía ya tiene conocimiento de la situación en la que se están criando los niños.

Por su parte, el padre, Asmed A. G., fue puesto ayer a disposición del Juzgado de Instrucción número 3 de Jaén, en funciones de guardia durante esta semana. Está acusado de un delito contra la salud pública. El hombre, de unos 45 años, alegó que los 22 gramos de cocaína que le decomisaron los agentes de la Brigada de Estupefacientes eran para su propio consumo. Negó que estuviera trapicheando con la droga. No obstante, hay indicios que evidencian lo contrario, sobre todo el hecho de que él mismo entregara a los policías que lo arrestaron una balanza de precisión. El magistrado Miguel Sánchez-Gasca decidió dejarlo en libertad con cargos, tal y como confirman las fuentes consultadas.

El juez hizo también mucho hincapié en el interrogatorio en la situación en la que viven los niños. Su señoría había visto las fotografías que tomó la Policía del interior de la vivienda en la que reside la familia, incluidos los dos niños. Por eso, preguntó expresamente a Asmed A. G. por la situación en la que se encontraba su domicilio. El detenido argumentó que se encontraba en ese estado debido a que, unos días atrás, había tenido una pelea con un familiar que había venido a visitarlo de Madrid. Una afirmación que no explica la suciedad acumulada en el domicilio, ubicado en un piso del número 4 de la calle Pizarro, en Peñamefécit.

La Policía Nacional y el juez instructor han puesto la situación en conocimiento de la Fiscalía de Menores. El protocolo en estos casos es que los técnicos investigarán el entorno en que se está criando estos niños. Fueron los propios vecinos los que alertaron a la Comisaría de la existencia de un punto negro de venta de droga en esa zona. Las investigaciones posteriores llevaron hasta Asmed A. G. y su “casa de los horrores”.