Actualizado
viernes, 16 noviembre 2018
21:54
h
URGENTE

Los termómetros volverán a las calles por 401,77 euros al mes

El Ayuntamiento abre el proceso para la concesión de este servicio por diez años
  • INFORMACIÓN. Uno de termómetros, marca 44 grados, en julio de 2010.
    INFORMACIÓN. Uno de termómetros, marca 44 grados, en julio de 2010.

Apesar de que algunos de los relojes termómetro de la capital eran famosos, protagonistas de noticias en toda España por registrar temperaturas superiores a los 40 grados, incluso antes de que llegara el riguroso estío jiennense, estos elementos urbanos desaparecieron hace aproximadamente un año. Un decreto de la Alcaldía ordenó su retirada a la empresa concesionaria y la reposición de la solería, de ahí que no hubiera ni rastro de ellos el verano pasado. La intención del equipo de Gobierno es solventar este asunto lo antes posible y, por ello, ya está en fase de adjudicación la concesión demanial para instalación, mantenimiento y explotación publicitaria de relojes termómetro. Se colocarán una docena y, el adjudicatario, tendrá que satisfacer, como mínimo, una cuota mensual de 401,77 euros al mes por cada uno de ellos, es decir, 4.821,18 por todas las unidades. El contrato que firme la Administración local con la empresa tendrá una duración de diez años, a partir de la fecha de la formalización del acuerdo, y no se podrá prorrogar. Una vez culmine esta relación contractual, el suelo que haya ocupado cada uno de estos aparatos se quedará conforme se lo encontró el licitador.

Los emplazamientos previstos son, básicamente, los mismos que ocuparon antes estos paneles informativos, es decir la calle Arquitecto Berges, frente al centro de salud; la Avenida de Granada, esquina Plaza de Toros; Roldán y Marín, en el cruce con Rastro; Navas de Tolosa, a la altura de Antón de Cuéllar; en la Avenida de Madrid, en los números 2, 29 y 35, además de en el giro de Sebastián Martínez; en el Paseo de la Estación con Virgen de la Cabeza, con el Museo Íbero detrás; en la Glorieta de Blas Infante; en Santa María del Valle y en la Plaza Jaén por la Paz. Como no tiene una ordenanza específica para establecer el canon, se toma como referencia la que se aplica para el uso del suelo por terrazas y veladores. A partir del cálculo de que los termómetros ocupan 5,34 metros cuadrados, entre subsuelo, suelo y vuelo, se hace el cálculo de lo que vale instalar cada uno de estos. Eso sí, los hay más caros y más baratos. Los que están en una calle de primera, la inmensa mayoría, se cotizan a razón de 440,22 por unidad; mientras que el de Santa María del Valle, vía considerada de cuarta, no vale ni la mitad, 195,54 euros. HLa empresa que se haga con este recurso, podrá colocar publicidad en cada uno de los relojes de los que dispone, aunque dos se reservarán para contenido institucional. El contrato, eso sí, abre la puerta a la instalación de más, aunque con el aumento del canon.

El canon que finalmente se establezca se abonará en los quince primeros días del mes siguiente, con lo que se quiere garantizar unos ingresos fijos para las maltrechas arcas municipales. Y es que, aunque parezca algo obvio, no lo es tanto ya que, conforme denunció el PSOE en numerosas ocasiones, la Intervención municipal llegó a asegurar que no había ingresos por este concepto. Con la idea de garantizar que no haya situaciones de este tipo, en el pliego de condiciones se deja claro que el Ayuntamiento controlará el cobro conforme a lo establecido. En octubre pasado, la viceportavoz socialista, Mercedes Gámez, además de recordar que había pasado todo un verano sin relojes, recordó que la Intervención advertía “sistemáticamente” de que no se pasaba a cobro el canon a la empresa que gestionaba los relojes, al igual que otra decenas de concesiones de pequeño importe. La concejal de la oposición llegó a asegurar que algunas empresas tenían que pedir pagar lo que debían al Ayuntamiento.