Actualizado
domingo, 16 diciembre 2018
13:39
h
URGENTE

Los niños de hoy quieren ser “youtubers” y programadores

Profesores y representantes del ámbito educativo constatan cambios en los deseos laborales de alumnos
  • PROFESIONES. Un joven contempla un vídeo de Youtube en su ordenador.
    PROFESIONES. Un joven contempla un vídeo de Youtube en su ordenador.

Cambian los tiempos, evoluciona la tecnología y aparecen nuevos deseos laborales. “Mamá, quiero ser ‘youtuber’. O programador de videojuegos”. No es el título de una canción. Refleja las inquietudes de los estudiantes, según se desprende de la última encuesta elaborada por la consultora Adeco. Educadores y representantes del ámbito educativo jiennense avalan el estudio. Es decir, en las aulas de los colegios y los institutos de la provincia aparecen las tendencias deudoras de la sociedad moderna, la 2.0.

“Hemos pasado del culto de la imagen a un perfil creador”, celebra una docente

“Es así. Antes preguntabas, en clase, por los destinos profesionales de los estudiantes y la mayoría te contestaba que futbolista o cantante. Ahora la percepción de qué pueden hacer con sus vidas es diferente: abundan los trabajos vinculados a internet y las redes sociales”, explica Lourdes Jiménez García, profesora de Primaria.

La docente habla de “cambio abismal” en la mente de los alumnos jiennenses. “Hemos pasado del culto a la imagen, de la referencia única de la televisión y las proyecciones de actores y presentadores de programas al mundo de las comunidades digitales, las aplicaciones y los videojuegos. Existe un ímpetu creador”, abunda Jiménez.

Lucía Bailén, vicepresidenta de la AMPA del colegio Alcalá Venceslada, cuenta que conoce a dos alumnos que se dedican a “subir” vídeos en internet con el consentimiento de sus padres: “Son amigos de mi hija. Tienen diez años. Lo que hacen es lógico: reproducen lo que ven ahora. Han nacido con una ‘tablet’ debajo del brazo”, razona. La profesión menos valorada por los estudiantes, según el informe, es la política. “Está mal vista por la calidad de sus actores. Y la verdad es que no me extraña”, concluye Bailén.