Actualizado
martes, 22 agosto 2017
22:22
h
URGENTE

Los empleados de la Cámara intentan cobrar en el juzgado

Exigen la responsabilidad civil a los investigados o a la propia Junta
Ver comentarios
|
20/04/2017
  • DESOLADOR. Aspecto del Vivero de Empresas de la Cámara de Comercio e Industria, que casi no tiene actividad y que carece de suministro eléctrico.
    DESOLADOR. Aspecto del Vivero de Empresas de la Cámara de Comercio e Industria, que casi no tiene actividad y que carece de suministro eléctrico.

No les queda otra salida. Al menos, es lo que sienten. Por eso, los trabajadores que todavía quedan en la Cámara de Comercio e Industria de Jaén intentarán cobrar lo que se les debe en el juzgado o, al menos, que el tribunal determine la responsabilidad civil de todo lo que han pasado. Se les adeuda 33 nóminas, algo prácticamente insoportable. De ahí que se personarán para exigir responsabilidades a los investigados —siempre en el caso de que fueran declarados culpables— y, si no, a la propia Junta de Andalucía, ya que consideran que tiene que ejercer una labor de tutela que vele por la buena marcha de la institución.

La abogada Mercedes Ballesteros Ramírez —en representación de cinco trabajadores— informa de que ejercerán su condición de perjudicados en el procedimiento de diligencias previas 87/2015 del Juzgado de Instrucción 3 de Jaén en el que se investigan delitos de fraude de subvenciones, malversación, estafa y apropiación indebida que se imputan a responsables de la gestión de la citada Cámara. “Dicha personación obedece a la intención de exigir responsabilidad civil a los responsables de los delitos, si fueran declarados culpables, y la responsabilidad civil subsidiaria de la Junta de Andalucía como administración tutelante de una corporación de derecho público, cuya función, entre otras, incluye el control y fiscalización de la gestión económica de dicha entidad y que se encuentra obligada por las normas a responder en caso de “culpa in vigilando” por una inadecuada o, en su caso, delictiva gestión de terceros”, afirma la letrada.

Además, los trabajadores señalan que, el 22 de diciembre, se constituyó una comisión provisional de gobierno que ha tenido a su cargo la gestión de los intereses de la Cámara de Comercio de Jaén hasta el 22 de marzo. Durante esos tres meses, la Comisión no ha mantenido ningún tipo de reunión con el personal de la Cámara ni ha ofrecido algún tipo de información o explicación sobre el futuro de la entidad. Por eso, una vez que ha transcurrido el plazo de vigencia de la comisión provisional de gobierno, los trabajadores se encuentran a la espera de que la Junta de Andalucía, como administración tutelante, emita una resolución que indique cuál es la hoja de ruta que se tiene que seguir.

Asimismo, recalca que el Gobierno andaluz mantiene una incomprensible actitud de silencio e indiferencia, que no solo afecta a los empleados de la institución cameral jiennense, sino que, aún más gravemente, tiene como destinataria a una corporación de derecho público que representa, defiende los intereses y está al servicio de las más de 39.000 empresas que existen en la provincia jiennense.

Además, añade que, a pesar de estas condiciones tan adversas, la plantilla de trabajadores en ningún momento ha dejado de prestar los servicios que tiene encomendados en favor del empresariado de la provincia y desean comunicar que continúan desempeñando su labor.

Por último, los trabajadores quieren agradecer el apoyo que les ha brindado la Diputación Provincial y recalcan la declaración institucional de apoyo. “A los trabajadores de la Cámara de Comercio e Industria de la provincia de Jaén que, en estos momentos, siguen desarrollando su trabajo en beneficio de los empresarios y del desarrollo, pese a la situación de vacío en cuanto a los órganos de gestión se refiere”, decía, además de instar a que se tomaran las medidas necesarias para que no se pierda esta institución.

“Los máximos órganos camerales han tenido una actitud lamentable”

Los trabajadores de la Cámara de Comercio e Industria aseguran que, el 1 de diciembre, remitieron otra carta a la Dirección General de Comercio en la que pedían a Silvia Oñate, que en ese momento era la directora general, que los recibiera. “Nunca tuvimos una respuesta”, aseguran. También añaden: “Respecto a la actitud adoptada ante esta situación por los máximos órganos camerales, nacionales y autonómicos, tenemos que aseverar que ha sido lamentable por la total indiferencia. Ni el presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, ni ninguno de sus directivos, se ha puesto en contacto con el personal de Jaén para interesarse por la situación de la entidad ni por la penosa situación por la que atraviesan sus empleados”. Además, continúan: “El Presidente del Consejo Andaluz de Cámaras, Antonio Ponce, se puso en contacto en una ocasión con representantes del personal para expresar su solidaridad. Esta plantilla carece de información alguna acerca de la labor que el Antonio Ponce, miembro de la comisión provisional de gobierno, ha desarrollado durante esos tres meses en favor de la Cámara de Jaén y de su personal”. Sin duda, una situación tremendamente difícil y triste.